Gritó, bailó, sufrió y al final celebró. Diego Armando Maradona armó su propio show en la tribuna del estadio de San Petersburgo, donde Argentina consiguió un triunfo a sangre y fuego contra Nigeria, y se clasificó a octavos de final.

Ver imagen en Twitter

El Pelusa, acostumbrado a ser el centro de atención, se tomó selfies con los hinchas, revoloteo camisetas después del himno, se encontró con Guillermo Coppola y hasta bailó con una aficionada nigeriana.

Maradona fue asistido para retirarse del palco del estadio y después fue atendido por paramédicos.

Mientras el 10 campeón del mundo en México 86 bailaba, el orgullo de la afición argentina que cruzó el globo de punta a punta para seguir a su selección se mostraba también en los lemas pintados en las banderas.

“Esta hermosa pasión nos trajo hasta acá”, recuerda una bandera con la efigie de Lionel Messi, el gran deseado por la hinchada albiceleste, que esperaba verle resurgir ante Nigeria para asegurar el futuro de su selección en el Mundial.

Por fin apareció Messi, y con otro tanto de Marcos Rojo, la Albiceleste consiguió su pase y el próximo sábado abrirá la ronda de octavos contra Francia en Kazán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here