En un aburrido partido y con poco que rescatar, la selección mexicana de futbol se despidió de la afición de Estados Unidos, con un “gris” empate a cero goles ante Gales, en duelo disputado en el estadio Rose Bowl.

El “Tricolor” regresará este martes a la Ciudad de México, donde continuará con sus trabajos de preparación, de cara a su segundo compromiso amistoso el sábado entrante ante el combinado de Escocia.

Tal y como ha sido una costumbre en el proceso del colombiano Juan Carlos Osorio, la fortaleza del “Tri” recayó en los esfuerzos individuales de los jugadores, con disparos de media distancia con los que generaron escaso peligro sobre la meta del cuadro europeo.

En este duelo, poco vistoso y durante muchos momentos aburrido, México demostró estar muy lejos de ser un equipo competitivo, y de contar con un trabajo colectivo que le permita imponerse a los rivales, lo cual obliga a que con esfuerzos solitarios traten de generar peligro.

Muestra de ello fue que las pocas veces que inquietaron la meta de Gales, fue con tiros lejanos. El primero por medio deJesús Manuel Corona, quien fuera del área prendió un zurdazo que Wayne Hennessey, con una espectacular estirada, mandó a tiro de esquina.

El segundo aviso fue una pared de Javier Hernández a Javier Aquino, quien sacó un remate potente, pero a la ubicación de guardameta, y la última del lapso inicial salió de los pies deHéctor Herrera y que nuevamente Hennessey tapó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here