Nuestra ciudad estuvo de manteles largos, porque durante el pasado fin de semana se realizó en el circuito del Autódromo Hermanos Rodríguez, la 30 edición de la Race Of Champions, un evento de talla mundial, que reúne a destacadas figuras del automovilismo.

El encuentro se divide en dos partes, primero inicia con la Copa de Naciones (el sábado), cuando los pilotos se agrupan en parejas para integrar equipos por país, incluido el anfitrión México, para buscar el título de “La Nación más Rápida del Mundo”. Un día después, el domingo, toca el turno a Race Of Champions, cuando el trabajo en conjunto da paso a una batalla por la gloria individual.

Los primeros dos lugares de cada grupo avanzan a los cuartos de final para así, dar paso a la fase eliminatoria hasta llegar a la gran final donde se define al campeón en dos de tres recorridos.

En la reñida competencia, el empresario Carlos Slim Domit fue el copiloto del mexicano Benito Guerra Jr., quienes eliminaron al campeón de la Fórmula 1 Sebastian Vettel y se coronaron como los campeones indiscutibles de la Race Of Champions. Aunque el piloto alemán salió con bigote y sombrero a su carrera, eso no le ayudó mucho para vencer a Guerra Jr.

“Subirme con Benito, uno de los mejores pilotos que tiene nuestro país, además del coche mexicano que ha hecho la familia Echavarría y haber ganado fue increíble”, dijo a JDS Carlos Slim luego de vivir la experiencia.

“Benito hizo un trabajo impresionante y ver más pilotos mexicanos en una carrera que se ve en todo mundo, tener esta oportunidad es única”, abundó el empresario mexicano.

Así como lo vimos de copiloto, le preguntamos si alguna vez lo veremos como piloto profesional, “me gusta pero no, aquí me pongo la corbata y me regreso a la oficina”, dijo sonriente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here