Sin un censo de las personas que se quedaron sin vivienda por los derrumbes que causó el sismo del 19 de septiembre, sin aclarar qué presupuesto se necesita y las tasas crediticias, la construcción de nuevos hogares para los damnificados se plantea que sea de 45 metros cuadrados, de acuerdo con la iniciativa de ley que el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera -de la cual El Sol de México tienen copia-,  envió a la Asamblea Legislativa (ALDF), y que hoy, a dos meses del terremoto, se prevé que sea aprobada.

El Programa para la Reconstrucción, Recuperación y Transformación de la CdMx no tiene un censo claro del número de damnificados o viviendas que se necesitan, el dictamen no lo específica, sólo se lee que esta iniciativa nace tras el sismo del 19 de septiembre, pese a esto, se turnó a las diputados.

Los legisladores locales definen así el espacio en el que habitarán personas que perdieron sus departamentos de más 80 metros cuadrados, por citar un contraste con respecto al que pretenden aprobar para las familias golpeadas y sin haberlas escuchado, como lo deman demandan los Damnificados Unidos de la CdMx. Para la construcción de la estructural reparable, el gobierno entregará materiales de construcción y las víctimas pagarán la mano de obra.

En el apartado Reconstrucción de Vivienda en Zonas de Propiedad Social se llevará a cabo la construcción de casas de reposición de al menos 45 metros cuadrados, las de daño estructural reparable, el gobierno le entregará materiales de construcción y el damnificado pagará la mano de obra.

En el capítulo dirigido a las personas de escasos recursos y en estado vulnerable y a las viviendas precarias, y sean dictaminadas como inhabitables serán demolidas y se procederá a la construcción, el jefe de gobierno decidirá cómo le va a hacer.

Les van a quitar sus terrenos, en los casos en que no se pueda acreditar la propiedad de manera fehaciente, se analizará la expropiación del inmueble, estipula la Ley.

Las vecindades que resultaron afectadas por el sismo, serán atendidas a través del Instituto de Vivienda de la CdMx (INVI), además las personas que no muestren de forma fehaciente también corren el riesgo de que les quiten las propiedades.

De la reconstrucción de conjuntos habitacionales multifamiliares afectados, se considera un modelo mixto de financiamiento por medio de la construcción y venta de viviendas adicionales. En caso que no opten por esto, tendrán la posibilidad de ceder la superficie edificable que les corresponde con el fin de construir las viviendas adicionales.

No específica la cantidad, el gobierno apoyará económicamente a los hogares cuyo jefe o jefa de familia haya fallecido o hubiera quedado incapacitado parcial o totalmente a consecuencia del sismo.

Los asambleístas no estipulan el costo económico ni mínimo, tampoco máximo de apoyo que deberá entregar el gobierno de la ciudad a las familias que sufrieron los estragos de la naturaleza. Hasta diciembre deciden el presupuesto.

El Fondo para la Reconstrucción y Recuperación de la Ciudad de México se integrará por gobierno federal, de la CdMx, iniciativa privada, organizaciones no gubernamentales, gobiernos extranjeros y otros.

Cada dependencia o delegaciones otorgará las facilidades administrativas en trámites e Inscripciones en el Registro Público de la Propiedad y de Comercio de la Ciudad de México.

Aunque la ley de reconstrucción se ha estado programando en las dos pasadas sesiones extraordinarias, y se estima que hoy se suba al pleno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here