13 de octubre de 2020. En Oaxaca, la cadena productiva maguey-mezcal es una de las más importantes, es allí donde se produce el 93% del mezcal nacional. 

De acuerdo con La Jornada del Campo, de un total de 210 especies, México tiene 159, es decir el 75 por ciento, con 119 especies endémicas, esto es exclusivas de su territorio. 

Algunos crecen en grandes plantaciones, como el maguey espadín en Oaxaca, el agave azul en Jalisco, el henequén en Yucatán y los magueyes pulqueros en Hidalgo, Tlaxcala, Guanajuato, Estado de México o Puebla.

Desgraciadamente varios pueblos de Oaxaca durante años han sufrido escasez de agua gracias a la explotación del maguey y el uso en grandes cantidades del vital líquido en la producción de mezcal. 

En los últimos cinco años, la demanda de piñas de agave y de mezcal artesanal, ha aumentado en más del 300%; lo cual ha ocasionado sobreexplotación de los agaves silvestres, algunos endémicos de Oaxaca y en peligro de extinción, y ha causado un deterioro ambiental irreversible. 

Así mismo, en la región se ha producido una gran tasa de deforestación a través de prácticas de tumba y quema para establecer plantaciones de agave. El año pasado se sufrió un incendio en la zona devorando una gran cantidad de hectáreas.

La deforestación de la zona ocasiona la reducción de captación de agua e incrementa la erosión de los terrenos que anteriormente filtraban agua para las comunidades.

Todo esto ahora demerita en escasez de agua.

Entre los pueblos más afectados se encuentra La Mancornada, que está situado en el municipio de San Pedro Quiatoni, Oaxaca. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here