El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, recomendó prudencia ante la posibilidad de aumento en los salarios mínimos, a fin de que no sea un factor que impulse al alza la inflación.

“Si bien el Banco de México apoya que haya mayores salarios mínimos, la recomendación es que se haga con mucha prudencia, de tal forma que no se vuelva en sí mismo un impulso a la inflación”, expuso en entrevista, al término de una reunión privada con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Carstens agregó que es necesario encontrar el “punto medio”, con la prudencia de que no alimente el proceso inflacionario, al cual es muy importante “darle la vuelta”.

Por otra parte, aseguró que el Banxico seguirá la evolución del índice inflacionario, para asegurar que a finales del próximo año se coloque en la meta del 3.0%, y subrayó que luego de su relevo como gobernador del banco central, a finales de este mes, se dará continuidad a la misión de la institución.

La decisión tripartita para definir el incremento al salario mínimo en la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) ha sido tardía porque la inflación no cede, afirmó Castañón, pese a que existía un acuerdo entre el sector privado para elevarlo.

Se prevé que antes del 15 de noviembre se defina el monto del incremento del salario mínimo.

Castañón dijo que la negociación entre el gobierno federal, los obreros y los empresarios se mantiene hasta en tanto no se terminen de analizar los diagnósticos solicitados de impacto inflacionario, temas de vivienda, macroeconomía y otros.

Es “una decisión delicada” mientras que la inflación no ceda, acotó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here