El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que se van a cumplir con los ordenamientos legales establecidos por los jueces, en relación a la suspensión de la obra del tramo 1 del Tren Maya, por lo que consideró que son amparos interpuestos que tienen tintes políticos.

Comentó qué hay grupos que quisieran que “no hiciéramos nada y nos señalaran que no estamos trabajado”.

En conferencia matutina, el mandatario aseveró que no se detiene la obra porque “no hay razón, ya que cómo procede un amparo para una obra que se está haciendo donde hay una vía de tren desde hace 80 años, ya que es el ferrocarril de sureste”.

“Vamos a imaginar que se está modernizando y que se le van a poner rieles, durmientes, con piedra más resistente porque ya no va a ser el tren de antes que se desplazaba a 80 kilómetros por hora, sino que será un tren de 160 kilómetros por hora”.

Manifestó que se va modernizar, ya que “no se afecta la selva, ya que lamentablemente casi no hay selva tropical en el país, se devastó, quedan pequeñas áreas en la zonas arqueológicas donde hay selva”.

“Cuando se habla de selva hablamos de sitios donde hay maderas preciosas, donde hay caoba, cedros, ceibas… eso desgraciadamente ya no hay, desgraciadamente hay monte alto y quién no tiene idea de esto, piensa que se va a destruir la selva”.

En su conferencia de prensa mañanera, López Obrador expuso que se está llevando a cabo en el sureste y en el país, el programa más importante de reforestación en el mundo, por lo que no vamos a ir en contra de la naturaleza.

Dijo que ahora se está sembrando caoba, cedro, café y cítricos por lo que se está impulsando todo lo que tiene que ver con el medio ambiente.

En ese sentido, el Primer Mandatario abundó que había muchas organizaciones que recibían apoyo del gobierno o de fundaciones del extranjero, pero cómo ya cambió la política pues “están muy desconcertados y poco a poco van a ir entendiendo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here