El Buen Fin es la oportunidad para que las pequeñas y medianas empresa (pymes) incrementen sus ventas hasta 30%, en comparación con un día normal. Además, esta iniciativa permitirá que los negocios se inserten en una campaña nacional ya consolidada.

Para esta edición se espera una derrama nacional de 100,000 millones de pesos, 8% más que en el 2016. Tan sólo en la Ciudad de México las ventas serán de 20,000 millones de pesos, de los cuales se calcula que 8,000 millones pertenecerán a las pymes, comentó Ada Irma Cruz Davalillo, presidenta de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope).

Agregó que es importante que los empresarios y su personal se preparen y revisen la existencia de mercancía en almacén, coloquen publicidad que anuncie que tendrán ofertas, identifiquen los productos que entrarán en promoción y diseñen una estrategia de venta.

Esta temporada sirve para que los negocios tomen nota sobre las tendencias de consumo para la temporada de fin de año y encuentren oportunidades de compra de productos e insumos”.

Por ejemplo, explicó que una papelería puede surtirse de papel bond, cartulinas y demás artículos que los proveedores ponen en oferta al mayoreo. También dijo que en este fin de semana muchos comerciantes aprovechan para abastecerse de juguetes y venderlos el 6 de enero, Día de Reyes.

“No solamente los clientes potenciales son los que compran esta temporada, también los comerciantes que se hacen con productos para venderlos después. Es un ganar-ganar en todos los sectores, lo cual es importante para reactivar la economía local y nacional”, refirió.

VENTAS ESPECIALES

Aunque en los últimos años se ha dicho que los más beneficiados en el Buen Fin son las grandes empresas y que las pymes se han quedado atrás, Cruz precisó que no existe comparación en ventas porque el nivel de stock es diferente.

La forma en que las pymes pueden ser competitivas es abastecerse de productos de temporada y hacer ventas especiales, es decir, ofrecer artículos que se localicen sólo en esos comercios, como en los locales de zapaterías y vestidos de novias, artículos que no se encuentran en un supermercado.

Asimismo, comentó que cada año se suman a la iniciativa más  micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). Como las tiendas de la esquina que arman paquetes, tipo canasta básica, a buen precio, y ponen su cartel del Buen Fin o los locales de fotografía que anuncian paquetes en promoción.

APOYO A NEGOCIOS DAMNIFICADOS

Después del sismo del 19 de septiembre en la Ciudad de México, los negocios de las zonas afectadas como Coapa, Roma, Condesa, Zona Rosa, Narvarte y Xochimilco actuaron solidariamente con sus vecinos, aportando alimentos, prestando herramientas, fungiendo como centros de información y acopio.

Sin embargo, después de la emergencia esas zonas han quedado vedadas por los consumidores, quienes por miedo a que ocurra otro sismo se han alejado, provocando una disminución en la actividad comercial de los negocios de hasta 70%, principalmente en restaurantes y cafeterías.

Por ello, dijo que para ayudar a estos negocios que resultaron afectados de manera colateral se requiere consumir sus productos. “Vayamos al restaurante, ayudemos a reactivar la economía, lo importante es mostrarnos solidarios”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here