Algunos de los cambios propuestos por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, tienen el potencial de desarrollar al mercado laboral mexicano, aseguró Jonas Prising, CEO global de la empresa especializada en reclutamiento Manpower.

En entrevista con OEM, dijo que aún no hay detalles puntuales sobre los cambios a emprender, pero la iniciativa de vincular tempranamente a los jóvenes con empresas es un paso de suma importancia para elevar la competitividad de los alumnos en el sector laboral.

“Las áreas que veo que serán muy importantes para México, como para muchos países, es asegurarse de construir una base amplia de fuerza laboral capacitada, y cuando veo las ideas iniciales propuestas por el nuevo gobierno algunas de ellas parecen estar muy alineadas en esa dirección, por ejemplo el programa de llevar a dos millones de personas jóvenes en contacto con las empresas”, dice.

El ejecutivo hace referencia al programa Jóvenes Construyendo el Futuro, que pretende asegurar estudio y trabajo para dos millones 600 mil jóvenes con una inversión de 110 mil millones de pesos, según el presidente electo. La propuesta ya ha sido respaldada por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y consistirá en la creación de tutores para contratar a los jóvenes para y que estén al pendiente de su formación, mientras el gobierno transferirá a las empresas recursos para pagar la nómina.

“Creemos que es una propuesta muy positiva, tratar de elevar las capacidades de la fuerza laboral de una manera muy significativa”, añade Prising.

Asimismo, el directivo explica que el debate para una nueva reforma educativa en México abre la posibilidad para que el modelo educativo se ponga al corriente con las tendencias mundiales del mercado laboral, en particular elevando la calidad y prestigio de las prácticas profesionales, como sucede en países modelo como Alemania, Suiza o Austria.

“México ha hablado durante algún tiempo sobre una reforma educativa y creo que esa es un área de oportunidad para incrementar los niveles de estudios laborales relevantes a través de distintas instituciones educativas para que puedas incrementar las habilidades de la fuerza laboral”, dice.

Como incentivo –añade–, el gobierno debe de alguna manera subsidar el costo que implicará a las empresas el entrenamiento de los jóvenes y que esto no suponga una carga financiera.

Se debe buscar que los alumnos pasen menos tiempo en las aulas y más en la práctica profesional y así ir formándose sobre la marcha, que “aprendan a aprender” en lugar de egresar de las carreras con un conjunto de conocimientos estáticos, dijo.

Sobre la potencial reducción de salarios para altos mandos en el gobierno, Manpower esperará a ver cómo se dan los cambios propuestos por la nueva administración, pero adelantó que esto significa que se abrirán oportunidades para nuevo talento.

Presente durante la entrevista, Mónica Flores, presidente de Manpower para Latinoamérica, opina al respecto: “No necesariamente serían los salarios, podrían ser los beneficios, así que aún necesitamos saber los detalles de esa reducción, pero no creo que veamos un éxodo hacia el sector privado.

“Creo que en cualquier caso las personas en el sector público y privado necesitan reentrenarse para ser capaces de moverse de un sector a otro, de una industria a otra, y adaptarse a una nueva era. Debemos esperar a los detalles de eso y no especular, pero lo importante es que necesitamos estar preparados en la evolución del mundo laboral”.

Así –añade Flores– el nuevo gobierno deberá buscar ser atractivo para el talento, pues los retos de la tecnología y la globalización no es sólo un problema del sector privado, sino también del público.

MÉXICO ANTE EL FUTURO

Jonas Prising asegura que México representa un mercado estratégico para Manpower debido a su dinamismo económico, ubicación geográfica, bono demográfico y lazos con el mundo.

El TLCAN –asegura– ha sido un gran éxito para los tres países, por lo que la empresa se mantiene optimista de que los canadienses se adhieran a los acuerdos que ya hay entre mexicanos y estadounidenses, pero se encuentra a la expectativa de la resolución de su renegociación.

“No pensamos que las cláusulas específicas del TLCAN tendrían un impacto en la actividad de Manpower, lo que tendría un impacto es si el crecimiento económico resultado de algún cambio en el TLCAN se ve afectado, pero nuestra visión en este punto aún es optimista de que algún acuerdo se concretará y nos complace mucho saber que México y Estados Unidos han encontrado un acuerdo entre ellos de forma bilateral. Ahora esperamos que Canadá pueda hacer lo mismo”, dice.

Independientemente de los cambios en el Tratado, México debe enfrentarse a las grandes tendencias mundiales que están revolucionando los departamentos de recursos humanos. La velocidad con la que la tecnología está cambiando los paradigmas –explica– obliga a las empresas a encontrar talento humano con la capacidad de aprender rápidamente e innovar.

“El trabajo que tienes ahora probablemente se verá distinto dentro de 10 años, utilizarás tecnología de forma distinta y es difícil predecir cómo será, entonces si no puedo predecir cómo será intentaré atender si eres bueno y rápido aprendiendo, o si no te interesa o no eres capaz.

“Las tendencias generales que las organizaciones están buscando es la agilidad organizacional, operativa y estratégica, acceder al mejor talento. Si le preguntas a un CEO cuál es su principal preocupación, te dirá que es encontrar personas que le ayuden a ejecutar las estrategias de negocios para llegar al éxito”.

Y el sector público –añade– en algunos casos se mueve un poco más lento, pero en general éste debe tener el mismo tipo de evolución de manera obligada.

Por ejemplo, hace siete años 90% de las personas reclutadas por Manpower pasaba por una entrevista presencial, ahora ese número se ha invertido y 90% ahora es contactado enteramente a través de canales digitales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here