La competencia en el mercado de estaciones de servicio gasolineras se acrecentó esta semana con aperturas como la primera estación de la estadounidense Gulf y la segunda estación en un gran centro de demanda del consorcio suizo-mexicano G500 Network. Tanto, que Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció que relanzará su estrategia de franquicias a finales de este año.

Con todas las nuevas aperturas, las gasolineras que ya no tienen la franquicia Pemex alcanzan a lo sumo un total de 400. De acuerdo con la última publicación de Pemex, al cierre de agosto de este año, el total de estaciones de servicio en el país fue de 12,121 establecimientos y de éstas, había 11,735 gasolineras bajo la franquicia de la estatal, con lo que en estos términos concentra todavía 96% de las estaciones de servicio.

El porcentaje que hasta entonces correspondió a marcas totalmente nuevas, que ya no tienen la bandera de Pemex y que ya no tienen un contrato de franquicia, fue de menos de 4% hasta septiembre, antes de la inauguración de la primera estación de Shell, con lo que las estaciones de marca distinta a Pemex sumaron 386.

Según la Comisión Reguladora de Energía (CRE) en la actualidad hay 22 marcas distintas de estaciones de servicio gasolinero en el país. Empresas como Oxxo Gas, Petro 7, Hidrosina, Eco Gas y Nexum, ya operan en un esquema mixto entre estaciones con facia propia y todavía con la franquicia de Pemex, mientras que otras como La Gas, BP, Combured, Shell, G500 Glencore, Chevron, Costco y ahora Gulf despachan con una marca completamente independiente a la estatal.

En tanto, la CRE registra otras ocho marcas, casi todas en la frontera Noroeste, que operan bajo la franquicia de Pemex con potencial a migrar sus estaciones a la marca propia en el corto plazo. Éstas marcas son: Orsan, GasMart, Rendichicas, VipGAs, CarGas, El Rey, Gas Top y Appro.

Con los anuncios realizados, al 2021 suman la posibilidad de contar con al menos 6,700 establecimientos distintos a Pemex, además de un potencial cambio de bandera de unas 1,400 gasolinerías en el país.

Aun con una nueva franquicia, todas las estaciones de servicio del país tienen un contrato de comercialización de combustibles con Pemex.

Nuevos jugadores mueven a Pemex

Entre los anuncios de esta semana resaltaron el del consorcio entre una de las comercializadoras de combustibles más grandes del mundo, la suiza Glencore, y el grupo mexicano G500, denominado G500 Network, que ha logrado dos estaciones de servicio en menos de dos meses en los mayores centros de demanda del país: los municipios de Tlalnepantla y, esta semana, Ecatepec, en el Estado de México.

En tanto, la británica BP informó esta semana de la apertura de la primera estación de servicio en Tijuana, Baja California. Con las recientes aperturas en Baja California en los municipios de Mexicali, Tijuana y Playas de Rosarito, BP tiene ya en operación 47 estaciones de servicio, en cinco entidades del país, entre ellas Estado de México, Ciudad de México, Puebla, Guadalajara y Puebla.

La estadounidense Gulf, que desde inicios del 2016 anunció que sería la primera en llegar a México con un ritmo de aperturas de 100 establecimientos al año, abrió por fin sus primeras dos estaciones en Puebla y Nuevo León, y anunció esta semana que invertirá alrededor de 211 millones de dólares para transformar 2,000 gasolineras de México a su marca, el restante será para la construcción de seis terminales de almacenamiento.

Ante la competencia, en la inauguración del Foro Nacional de la Asociación de la Industria Química (ANIQ), el director de Petróleos Mexicanos (Pemex) Transformación Industrial, Carlos Murrieta Cummings, detalló que para finales de noviembre, la estatal lanzará un nuevo modelo de franquicia, con lo que pretende competir con la competencia que avanza cada vez con mayor velocidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here