México podría aplicar aranceles contra Estados Unidos, sin recurrir a ningún tribunal, si la administración del presidente Donald Trump no lo excluye de medidas de remedio comercial que anunció para importaciones de lavadoras y paneles solares, informó Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.

La Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (USITC, por su sigla en inglés) emitió el lunes la recomendación de aplicar un arancel de 20% sobre las importaciones de grandes lavadoras residenciales, el cual irá decreciendo hasta 16% en el tercer año.

También estableció como salvaguarda un arancel de 30% a placas y celdas solares importadas, que se reducirá gradualmente hasta 15% en el cuarto año.

Aunque la propia USITC recomendó excluir a México y Canadá de estos aranceles, el gobierno de Trump aprobó su aplicación generalizada para México.

Baker dijo que México utilizará todos los recursos legales para que Estados Unidos cumpla con sus obligaciones internacionales, en particular, respecto de la compensación prevista en el artículo 802.6 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En ese artículo, se establece que, en este caso, México puede aplicar una compensación mutuamente acordada de liberalización comercial, en forma de concesiones que tengan efectos comerciales sustancialmente equivalentes, o que lo sean respecto del valor de los gravámenes adicionales que se esperen de la medida.

Agrega que si las partes no pueden llegar a un acuerdo sobre la compensación, la parte contra cuyo bien se aplique la medida podrá imponer medidas que tengan efectos comerciales sustancialmente equivalentes a los de la medida adoptada.

“No es el mensaje correcto para México y Canadá”, dijo este martes Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, en una entrevista con Bloomberg, en el Foro de Davos, en Suiza.

Guajardo agregó que en su reunión de este jueves con Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, abordará esta “medida irracional” tomada por el gobierno de Trump.

El gobierno de México consideró como lamentable la inclusión de México en la aplicación de salvaguardas a la importación de lavadoras domésticas a EU, ya que la propia USITC concluyó que no existen perjuicios para la industria estadounidense, como consecuencia de las importaciones de lavadoras mexicanas. Adicionalmente, la propia industria estadounidense manifestó que el daño por importaciones no está relacionado con productos mexicanos.

Por otro lado, agregó, las importaciones de paneles solares que Estados Unidos realiza de México favorecen el desarrollo y el fomento de la utilización de energías renovables, lo que contribuye a reducir el consumo de energéticos fósiles.

 

WHIRLPOOL EXPORTA DESDE MÉXICO A EU

Extraña a maquila salvaguarda de Trump

Empresarios de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación manifestaron su extrañeza de que Estados Unidos haya incluido a México, junto con países asiáticos, en una medida unilateral de imponer aranceles de hasta 50% a las importaciones de lavadoras y de 30% a páneles solares, a pesar de la protección que ofrece el TLCAN a nuestro país como socio.

Israel Morales, director del Comité de Comercio Exterior de Index (Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación), dijo que la petición de aplicar aranceles proviene de empresas estadounidense de lavadoras como Whirlpool, porque el mercado de Estados Unidos se está inundando de productos asiáticos, principalmente de China y Corea, bajo sus marcas Samsung y LG.

En México, Whirlpool representa la segunda compañía fabricante de lavadoras, después de la mexicana Mabe. La estadounidense cuenta con cuatro plantas de manufactura de electrodomésticos en nuestro país, de los cuales en dos se ensamblan lavadoras.

Whirlpool México está entre los 10 países que más aportan a la facturación de Whirlpool Corp del total de los electrodomésticos que fabrica en México, 60% se exporta a Estados Unidos, Europa, América Latina y 40% es para consumo interno, según ProMéxico.

Nuestro país es el segundo exportador de lavadoras a Estados Unidos por un valor de 281 millones de dólares, que representa 18% de participación de mercado, mientras que Asia envía este tipo de electrodomésticos por un valor de 823 millones de dólares, que representa 60% de participación.

El fabricante estadounidense, Whirlpool, había presentado una petición desde el 2011 para aplicar una salvaguarda, acusando a LG y Samsung de vender sus lavadoras a precios por debajo del promedio en el mercado de Estados Unidos. (Lilia González)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here