Es un hecho que desde hace tiempo, la popularidad de los servicios de traslados captaron la atención de grandes compañías, en particular de las automotrices que comenzaron al crear servicios con este modelo de negocios. Sin embargo, hay más empresas interesadas: Sony, por ejemplo.

Y por qué no, si hablamos de un sector que mantiene una línea de franco crecimiento en los últimos años y las proyecciones marcan que esto no cambiará, sólo durante 2017 representó ganancias por más de 44 mil 360 millones de dólares a nivel mundial, pero se estima que rebasará los 106 mil 398 millones para 2022, de acuerdo con proyecciones de Statista.

La compañía de electrónica y tecnología anunció este martes que desarrollará un sistema de traslados y viajes, con el objetivo de ofrecer el servicio a a través de una aplicación móvil, tipo Uber, Lyft o Cabify.

De acuerdo Sony, el proyecto va en asociación con cinco grandes compañías japonesas, entre ellas el gigante automotriz Toyota Motor Corporation, Daiwa Motor Transportation y SoftBank Group, que por cierto es uno de los inversores más importantes de Uber.

Además, trabajarán de forma conjunta con cinco operadores de taxis ven Japón para construir la plataforma. El valor agregado o diferenciador, es que buscarán crear un servicio que funcione con inteligencia artificial para predecir la demanda.

El objetivo es enviar taxis de manera más eficiente mediante el análisis de factores como viajes pasados, el tráfico, condiciones climáticas, y los horarios de los eventos, y así asignar de manera más eficiente un conductor a los usuarios.

La apuesta es interesante, sobre todo si se considera que, aunque Japón es uno de los países con estrictas regulaciones en materia de transporte, es uno de los mercados más atractivos para los servicios de traslados.

De hecho, el mercado japonés de Ride Sharing es el cuarto más grande a nivel mundial, sólo detrás de China, Estados Unidos y Reino Unido, respectivamente, según datos proyectados en Statista.

Tal vez por eso Uber también esté fijando su mirada en el país asiático para crecer. De acuerdo con un reporte de Bloomberg, la compañía con base en San Francisco, California, busca forjar asociaciones con compañías de taxis japonesas para afianzar su posición en ese territorio.

De consolidarse el proyecto, sería también una buena oportunidad para Toyota, ya que otras grandes automotrices han creado servicios similares, tal es el caso de Lincoln con Chauffeur; Volkswagen y Moia; General Motors con Maven; y Mercedes-Benz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here