Lo que hace un mes era un gran actividad de ir y venir de transporte pesado, hoy el flujo es mínimo, y es que a decir de quienes viven en los alrededores de lo que será la refinería, este proyecto va a paso lento, en tanto, la entrada hacia el predio donde se edificará la construcción se mantiene restringida a vehículos particulares y no dejan paso para los curiosos que buscan alcanzar ver cómo avanza esta infraestructura.

Pese a que el personal de vigilancia se mostró hermético ante cualquier información relacionada con el proyecto, habitantes aledaños indicaron que desde hace dos semanas el flujo de vehículos de las empresas y unidades de carga bajó al menos en un 50 por ciento, pero que si se sigue observando movimiento.

Nadie se puede acercar al lugar donde se pretende edificar el mencionado proyecto, sólo se pudo constatar que en al menos media hora tan sólo arribaron un camión de volteo y una camioneta, al parecer abordada por personal que labora en el proyecto, aunque a finales de febrero el flujo de vehículos era constante, expusieron vecinos de la colonia Lázaro Cárdenas del Río, localizada a un costado del único acceso a la obra.

“Yo vivo a tres casas de la entrada y a mediados o finales de febrero se observaba constantemente la entrada y salida de los vehículos de carga, de maquinaria y de los trabajadores de la obra, sin embargo, desde que inició marzo ya casi no se ve movimiento, aunque, al parecer si siguen trabajando”, indicó el señor Salvador Jiménez Castellanos, quien además de ser colono, vende desayunos en la entrada de la obra.

Agregó que, de acuerdo a la información que se escucha en la zona, aún se encuentran en el talado de los árboles correspondiente al proceso de limpieza del predio, que es el primer paso para dar entrada de lleno al proceso. Cabe mencionar que en el acceso principal hay un letrero con el logotipo de la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex), en el cual señala que el predio es propiedad federal, en tanto, que se prohíbe el acceso de vehículos particulares.

Como se recordará, fue el pasado martes cuando el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, reveló que la construcción de la refinería Dos Bocas sería suspendida y que los dos mil 500 millones de dólares destinados a la obra serían para impulsar a Pemex, versión que después desmintieron tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador como el gobernador Adán Augusto López.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here