Aguas locas, el tampodka, el eye-balling, el oxi-shot y el mezclar el licor con bebidas energizantes, con orina o con aceite de auto, así como el cigarrillo electrónico, el juul (dispositivo similar a una USB) con el que se consume tabaco, son algunas de las nuevas formas de consumir alcohol y nicotina entre menores en la Ciudad de México.

Así lo advirtió Arturo Sabines Torres, director de la Oficina Nacional para el Control del Tabaco de la Comisión Nacional de las Adicciones (Conadic), quien afirmó que entre las modalidades de consumo de alcohol la más peligrosa su combinación con orina, medicinas, otras drogas e incluso aceite de auto, a fin de que los jóvenes participantes demuestren quién es el más osado, con graves consecuencias para su salud.

Agregó que están las llamadas aguas locas, que consiste en mezclar alcohol de muy bajo costo, “que en México existen a un precio menor que el de un litro de leche”, apuntó, y el cual se mezcla con saborizantes artificiales, principalmente en polvo, y grandes cantidades de agua para hacer un cóctel a fin de que todos quienes acuden a una fiesta puedan consumir.

En lo que se refiere al tampodka, explicó que se sumerge un tampón en alcohol para luego introducirlo, en el caso de las mujeres por la vagina y los hombres por el recto, lo cual a la larga produce la muerte del tejido.

El eye-balling consistente en introducir alcohol a través de la órbita ocular, ya sea que con una taptia se vacíe la bebida directamente sobre el ojo o con un gotero introducirlo en el lagrimal.

Informó que en los antros está de moda el oxi-shot, que es una forma de vaporizar el alcohol para que la gente lo aspire y con ello se elimina el paso de metabolización por el hígado para que entre más pronto al torrente sanguíneo.

Precisó que cuando se mezcla el alcohol con las bebidas energizantes de ninguna manera elimina la embriaguez, simplemente la enmascara y el consumidor puede beber más cantidades de alcohol.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas Alcohol y Tabaco (Encodat), siete de cada 10 estudiantes de secundaria y bachillerato respondieron que tomaron alcohol alguna vez y la ingesta se duplica al pasar de primaria a la educación media y de ésta a presuperior.

Publicidad, incremento de puntos de venta como nunca en la historia nacional, facilidades para adquirirlo y las nuevas modalidades, algunas de ellas muy riesgosas, difundidas en las redes sociales, son factores para un creciente abuso de alcohol y nicotina entre los menores de edad, advirtió Sabines Torres.

Recordó que hace 30 años para comprar una botella de bebida en la noche había que ir a tocar “la puertita” de la vinatería y la despachaban, “hoy en día el alcohol se consigue en cualquier punto, es más en las gasolineras venden alcohol directamente a la gente que llega y que la mayoría es conductor”.

Expuso que en el caso de las bebidas embriagantes se presenta una práctica de riesgo y es el consumo explosivo que se da especialmente los fines de semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here