Desde uno de los municipios emblemáticos donde se dio la lucha de la insurgencia zapatista el 1 de enero de 1994, el candidato presidencial la República, Ricardo Anaya Cortés de la coalición Por México al Frente (PAN, PRD y MC), reconoció que se falló a los pueblos indígenas, y con este conflicto también reconoció que la paz no sólo es la ausencia de conflicto.

“Estar hoy aquí en las margaritas en Chiapas me obliga recordar que el 1 de enero de 1994, esta comunidad fue testigo del inicio del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), y me obliga también a recordar que ese movimiento hizo que todo México y todo el mundo, pusiera sus ojos en Chiapas.

Y ese movimiento nos obliga nos obliga reconocer que fallamos, que no estuvimos a la altura de los derechos y las demandas de los pueblos indígenas, que no tuvimos la capacidad de ofrecer progreso, de ofrecer desarrollo, de ofrecer bienestar, de ofrecer oportunidades a los pueblos indígenas en todo nuestro país.

Y también ese suceso nos obliga reconocer que la paz es mucho más que la ausencia de conflicto. Por qué no puede vivir en paz quien no sabe que va a comer al día siguiente”, indicó el candidato.

Asimismo declaró ante más de 5 mil asistentes en la explanada municipal de este poblado, que como presidente se comprometerá a concluir con los Acuerdos de San Andrés Larrainzsar.

Durante este acto estuvo acompañado por el dirigente nacional del PRD, Manuel Granados y la candidata a senadora Xóchitl Gálvez, así como por el candidato a Gobernador del estado José Antonio Aguilar Bodegas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here