Con la idea de trabajar por el sueldo que sea, sin privilegios y sin excesos, Sebastián Aguilera Brenes, de 23 años, medallista centroamericano y mundialista en natación, será el legislador más joven de los 230 diputados federales de Morena que llegarán en unas semanas a San Lázaro.

“A la patria se le sirve, no se le cobra”, dice, parafraseando a Vicente Riva Palacio, el virtual diputado federal chihuahuense, quien llegará por la vía plurinominal a San Lázaro y se compromete a trabajar en los puntos de la agenda legislativa que ha planteado Andrés Manuel López Obrador, pero sin sumisión absoluta al jefe del Ejecutivo.

Estudiante de octavo semestre de Derecho, hasta hace dos años era mesero de un restaurante-bar del Centro para costear la escuela y los viajes que como nadador ha tenido que realizar por varios países del mundo, con apoyo de becas y otras ayudas, actividad que ahora dejará de lado para dedicarse de tiempo completo a la actividad legislativa.

Hace unos dos años apenas que Aguilera Brenes fuera invitado a participar en Morena por parte de su primo Marcelino Gómez Brenes, excandidato a diputado federal por el Distrito 6, con cabecera en la capital, conocido desde el sexenio de César Duarte, al que públicamente enfrentó en varias ocasiones para reclamarle el exceso de deuda y corrupción de su gobierno.

Antes de esa invitación, señala, se había mantenido alejado de la política.

Estaba centrado, comenta, en sus estudios y en mantenerse como deportista de alto rendimiento, pues ha sido nadador desde los 4 años, carrera que lo ha llevado a viajar por algunos países y a representar a México en competencias internacionales de las que ha regresado con medallas.

Uno de sus viajes fue en el año 2013 al emirato de Dubái y luego del triunfo electoral de Morena, en alguna página de internet aseguraron que se había ido a esa ciudad a festejar su victoria, pues sería diputado federal plurinominal, “hasta una foto de ese año pusieron, pero es una mentira, una tontería que no sé de dónde sacaron, porque sí fui en el año 2013 y fue por eso, a una competencia”.

Mesero, nadador y estudiante

La infancia y juventud de Aguilera Brenes ha transcurrido entre la colonia Quintas Carolinas y Misiones Universidad, donde nació y creció.

Hace 5 años enfrentó la muerte de su padre, el médico veterinario Héctor Aguilera, atendido con deficiencias en el ISSSTE, pues era empleado federal de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural (Sagarpa). Desde entonces, viven él y su madre en la casa familiar. Tiene un hermano mayor, de 27 años de edad, abogado y estudiante de la maestría en Impuestos en la Universidad Autónoma de Chihuahua, ya casado y con hijo.

La carrera que estudia el ahora virtual diputado federal no la ha concluido porque la interrumpió, al inscribirse en el Instituto Tecnológico de Monterrey, campus Monterrey, en la carrera de Administración y Estrategia de Negocios, becado por su desempeño deportivo.

Se ha empleado, relata, como ayudante en un despacho de abogados privado y como auxiliar de su hermano, así como en el área jurídica del gobierno municipal, durante la administración del exalcalde Javier Garfio, pero rechaza haber obtenido un puesto en el servicio público por alguna relación con el PRI, pues fue por invitación de un amigo.

También debió desempeñarse como mesero para costearse la escuela y los gastos, en el restaurante-bar El Alegre, por lo que dice sentirse comprometido con el sector juvenil que debe trabajar, con los deportistas, universitarios y la población más necesitada.

De la alberca a la oficina

Su formación como deportista y estudiante de Derecho, orientan a Sebastián Aguilera a participar en las comisiones de Deporte, Juventud, Seguridad Pública, Agricultura y Ganadería. Al menos es la expectativa que tiene, luego de una reunión que sostuvieron los diputados federales electos de Morena en la capital del país, con la dirigente Yeidckol Polevnsky en esta semana que termina.

Especialmente apunta el tema de la seguridad pública, porque no se ha logrado apagar el fuego debido a las estrategias fallidas de anteriores gobiernos, por lo que ahora considera uno de los retos poner en marcha el plan que ha delineado el que pronto será presidente de la República.

Está enterado, señala, de las funciones que habrá de realizar, del papel que jugará como legislador federal y tiene la meta de servir tanto en la labor legislativa como en la gestoría de recursos para Chihuahua, independientemente del sueldo que se vayan a fijar los diputados.

Su compromiso, sostiene, es llevar al plano local, a las ciudades, al estado, los proyectos federales que ha anunciado el virtual presidente López Obrador, pero sin sumisión absoluta a lo que diga el Ejecutivo.

-¿Será sumisión absoluta a lo que diga López Obrador?, se le cuestiona.

“No. Él nos ha dejado muy en claro que hay asuntos en los que va a intervenir y en los que quiere que vayamos juntos. Nos ha pedido apoyo para ir juntos, de la mano, en el proyecto de nación. Pero vamos a hacer lo más importante, que es escuchar al pueblo, al que vamos a representar dignamente”, dice.

En uno de los puntos que más se ha publicitado de la próxima administración, el de la reducción de sueldos del sector público, dice estar totalmente de acuerdo y sobre todo en la eliminación de los privilegios de los que gozan los diputados federales, que resultan excesivos.

“Lo que planifica nuestro próximo presidente en cuestión de sueldos, creemos que es algo justo y más que justo es algo ético”, sostiene el joven, quien considera que con el salario que perciben los legisladores es suficiente, como para agregarse excesos como gastos en combustibles, celulares y otros.

De sus prioridades destaca la atención a los más desprotegidos, a los más pobres, pues el siguiente será un gobierno para todos, “pero con el plan de proteger a los que menos tienen”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here