En el primer trimestre del año se incrementaron las ejecuciones 94% y el narcomenudeo 113% en la Ciudad de México comparado con el mismo periodo de 2017, dio a conocer la organización Semáforo Delictivo.

Además, indicaron subió el robo a casa 16%, el homicidio 17%, violencia familiar 10% y extorsión 1%; pero también hubo crímenes a la baja el secuestro 56%, el robo de vehículo 16, el robo a negocio 12%, al violación 11% y el feminicidio 17%.

En este primer trimestre, la Ciudad de México tuvo un total de 271 homicidios, de los cuales, 103, equivalentes a 38%, fueron ejecuciones del crimen organizado, de acuerdo con datos proporcionados por Lantia Consultores.

Si se compara a la capital del país con el resto del país, utilizando las tasas por cada 100 mil habitantes, la ciudad se mantiene en los verdes (25% o más por debajo de la tasa nacional), salvo en los siguientes delitos:

Robo a negocio = doble rojo (más del doble de la tasa nacional)

Extorsión = rojo

Robo a casa = rojo

Violencia Familiar = rojo

En su comunicado que tituló “La CDMX puede ser una ciudad en paz”, la organización civilhace un llamado a los actores de los comicios electorales y les recuerda su propuesta.

“Es momento de plantearnos este escenario con seriedad. La visión de paz debe incluir, entre otras cosas:

“Fortalecer al Estado de Derecho. Debemos fortalecer las instituciones mediante la transparencia, la legalidad, la efectividad, la rendición de cuentas, el aprendizaje continuo, el respeto a los derechos humanos y a la diversidad.

“Tomar decisiones por el bien de México. No debemos seguir guerras ajenas, sino el bien común de la sociedad mexicana.Debemos tener cuidado con los juicios, presiones y valoraciones de gobiernos y organizaciones extrajeras, cuyos intereses no suelen ser los nuestros.

“Es un tema de buen gobierno, de buena sociedad y de largo plazo. La paz no la vamos a encontrar por cambiar de partidos o de gobernantes; la vamos a lograr fortaleciendo a todo el sistema en todas sus escalas: municipal, estatal y federal; con estrategias y procesos de implementación efectivos; en un proceso con participación de todos, de largo plazo y de aprendizaje continuo.

Democracia y buen gobierno. No debemos confundir democracia con buen gobierno. Son conceptos complementarios pero cada uno se trabaja con herramientas diferentes. Aun cuando haya ganado el candidato de nuestra preferencia, debe cumplir con la rendición de cuentas y ser evaluado constantemente por todos.Se entrega el voto, no la cabeza; se evalúa por sistema y de manera permanente”.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here