Los candidatos a jefe de Gobierno de la Ciudad de México ofrecieron anoche transparentar el ejercicio de su administración, combatir la corrupción con la ley en la mano; digitalizar los trámites gubernamentales; y rechazaron un fiscal anticorrupción “carnal” que investigue y eventualmente sancione abusos de poder.

Asimismo, opinaron que la solución a los problemas de la capital sobre seguridad, medio ambiente y movilidad, entre otros, está en lograr una coordinación efectiva con los estados aledaños como México, Morelos, Hidalgo, y Querétaro.

Este último debate, derivó en una batalla campal, en la que nuevamente Claudia Sheinbaum, aspirante de Juntos Haremos Historia, recibió acusaciones por falta de transparencia, desconocimiento de lo que es internet y que su llegada a ese cargo significará el regreso de la opacidad y el autoritarismo, que imperó en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

También se enfrentaron el priísta Mikel Arriola y Mariana Boy, abanderada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM); mientras que Lorena Osornio, abanderada apartidista, arremetió contra los partidos, que se han engullido 18 mil millones de pesos para sus campañas.

Desde que llegó a las instalaciones de Canal 11, Purificación Carpynteiro se mostró muy molesta y en el debate perdió los estribos, porque, aseguró, ha sido ignorada por los medios de comunicación, dominados por 12 familias, que, aseguró, se arreglaron con los otros partidos.

Fue una noche de denuncias, algunas muy serias, como la que lanzó Mikel Arriola, quien aseguró que madrotas de la pavorosa calle de Sullivan le entregaron al asambleísta Alfonso Suárez del Real 270 mil pesos mensuales, 150 pesos por cada mujer que se prostituía en esa zona.

La información, reveló, le fue proporcionada por Mayra , quien fue secuestrada en 1990 y durante cinco años se le obligó a ejercer el sexoservicio en dicha vialidad.

Mariana Boy Tamborrell, candidata del PVEM, encaró al priista a quien acusó de ser responsable del desabasto de medicinas en las clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social y no cumplir con una propuesta de dicho partido, sobre los vales de medicamentos.

Marco Rascón, candidato del Partido Humanista, empleó buena parte de su participación en delinear lo qué haría en sus 100 días de su gobierno, pero, advirtió, lo que le pasará a la Ciudad de México con la llegada de Sheinbaum al poder y de López Obrador a la Presidencia.

Apuntó que eso significará autoritarismo, más de lo peor y subrayó que el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) son opositores de su misma obra.

“Con el lopezobradorismo regresará la opacidad en las obras públicas, los juanitos y junto con Mikel Arriola se someterán a consulta los derechos obtenidos por la comunidad lésbico-gay”, resumió.

Alejandra Barrales y Claudia Sheinbaum intercambiaron ataques, a tal grado que la abanderada de Morena le mostró el ejemplar de un semanario en donde se pasa revista a los supuestos actos de corrupción de la candidata del Frente a su paso por los puestos que ha tenido, pero la aludida le respondió que ganó una sentencia por difamación. “A la salida nos vemos para entregarte la documentación”, le dijo la perredista.

Llegó un momento en que la primera desafió a la segunda “te reto a que me pruebes un solo acto de corrupción y renunciaré a mi candidatura y si no tú renuncias a tu candidatura. No se vale mentirle a la gente”.

Dos moderadores

El debate fue conducido esta vez por Elisa Alanís y Juan Manuel Jiménez, quienes presentaron los temas debatir en transparencia y combate a la corrupción y coordinación metropolitana.

Los participantes, con excepción de Alejandra Barrales, señalaron que el actual Gobierno es opaco, el manejo de sus finanzas.

Sin embargo, se manifestaron a favor todos los contendientes en que el nuevo fiscal anticorrupción no sea elegido por el mandatario en turno, sino que sean los ciudadanos quienes lo escojan.

Reforma digital, cero corrupción, mejorar la participación ciudadana en la toma de decisiones de gobierno, liberar a los vecinos del clientelismo al que lo tienen sometidos los partidos políticos, fueron parte del rosario de propuestas presentado por los partidos.

Mikel Arriola Peñalosa planteó desaparecer la tenencia en su administración, eliminar los tablets en los taxis, quitar los “moches” que tienen que entregar los comerciantes informales a las delegaciones para trabajar “y voy a meter a la cárcel a los delegados y a quien comercie con el agua”.

Alejandra Barrales Magdaleno intercaló sus propuestas con respuesta a los ataques de Claudia Sheinbam, a quien también acusó y al final le mostró una foto donde la abanderada de Morena aparecía rodeada de retratos de Mario Delgado, Marcelo Ebrard, Francisco Chíguil, Layda Sansores, y su exesposo, Carlos Imaz, entre otros, y la acompañó con la siguiente frase: “combate a la corrupción, pura simulación”.

La principal carta que presumió Claudia Sheinbaum fue su titulo de científica para resolver problemas, lo cual provocó la mofa de sus rivales, por lo menos Barrales y Carpynteiro,

Aseguró que en el gobierno de Miguel Ángel Mancera Espinosa al frente de la Ciudad de México, imperó la corrupción y presentó a algunas cifras, por ejemplo la compra de camiones de basura, luminaria y otros artículos a precios inflados, algunos al doble.

Finalmente, aseguró que tres mil millones de pesos de la reconstrucción fueron desviados para la compra de votos a favor de Alejandra Barrales, quien no tiene un tren de vida superior a sus ingresos.

El último minuto y medio fue en general bien aprovechado para resaltar las propuestas para los primeros 100 días de gobierno, así se vieron los rostros por última vez unos a otros, mientras confiaban en haber triunfado esa noche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here