En la capital casi siempre se vive intentando llegar a algún lugar. Y no es para menos: la Ciudad de México es la cuarta urbe con el peor tráfico del mundo, según demostró el Ranking de Tráfico Global de INRIX, una empresa estadounidense especializada en el análisis del transporte.

Durante 2018 los conductores capitalinos perdieron 218 horas atorados en embotellamientos, lo que representa nueve días perdidos en el tráfico habitual de la Ciudad de México. Encima de eso, la velocidad promedio en hora pico es de 25 kilómetros por hora.

El nivel de tráfico es tal que por ejemplo, en hora pico, entre 7:00 y 9:00 horas, un viaje del centro a la periferia de 30 minutos alcanza para apenas llegar poco más allá del Circuito Interior, cuando durante la noche y madrugada en el mismo lapso de tiempo se alcanza el Periférico.

El ranking publicado por INRIX indica que la velocidad en tránsito libre en la Ciudad de México puede llegar a los 60 kilómetros por hora, pero esta baja a los 25 kilómetros en hora pico. No obstante, la velocidad promedio en la última milla del recorrido es de 14 kilómetros por hora.

De esta manera, viajar en automóvil en el tráfico es igual o menos rápido que viajar, por ejemplo, en bicicleta, que puede alcanzar velocidades entre 15 y 20 kilómetros por hora en promedio. Con la diferencia de que los vehículos emiten gases contaminantes.

Los tiempos de traslado y modos utilizados están distribuidos de forma muy desigual en la Ciudad de México y su zona conurbada. El tráfico tiene su origen en la alta tasa de motorización y este dato lo ilustra: el parque vehicular en el Valle de México pasó de dos millones de autos en 1990 a 5.5 millones en 2015 y se estima que para 2020 habrá 7.5 millones de autos en circulación.

Esto ha provocado que, de acuerdo con datos del gobierno capitalino, disminuyera la velocidad promedio de circulación, al pasar de 39 kilómetros por hora en 1990 a 12 kilómetros por hora en 2015 y ocho kilómetros por hora en horas pico.

SALIDA DE EMERGENCIA

De acuerdo con el coordinador de Transporte Eficiente de El Poder del Consumidor, Víctor Alvarado, la Ciudad de México tiene entre cuatro y ocho años para revertir el grave tráfico que padece, para lo cual necesita implementar acciones de gran calado e incluso alto costo político.

“De entrada lo que se necesita es carácter político, acompañado de una estrategia integral de movilidad. Así como se desincentiva el uso del auto con una dieta vial, es decir arrebatándole espacio al auto particular, también se requiere más inversión en transporte público”, comentó.

Entre la canasta de soluciones para disminuir el tráfico, el experto en movilidad planteó la aplicación de cobros por congestión, es decir, que los automovilistas paguen una tarifa por ingresar a zonas con tráfico, como se aplica en Londres, Inglaterra.

Otra opción es implementar desde la iniciativa privada un esquema de movilidad empresarial para evitar que miles de autos se desplacen a la misma hora al mismo lugar. Para ello los corporativos pueden poner oficinas en la periferia, aplicar el home office u horarios escalonados.

Uno de los ejes del plan integral de movilidad de la actual administración es integrar los distintos sistemas de transporte en la ciudad promoviendo los viajes a pie, en bicicleta y en transporte público.

Y aunque darán prioridad a ello, también contemplaron el centro de control e innovación de la movilidad y la gestión de estacionamientos.

Cabe recordar que la semana pasada el Gobierno capitalino firmó un convenio de intercambio de información entre el Centro de Gestión de la Movilidad y el programa Connected Citizens de Waze para mejorar los viajes en la urbe.

Esta alianza, según explican las autoridades capitalinas, permitirá la visualización de puntos en los que existen problemas para agilizar los tiempos de traslado.

Contrario a Bogotá, que logró bajar un puesto en el ranking, la Ciudad de México se mantuvo en el mismo peldaño con respecto a la edición del año pasado. A nivel nacional sigue siendo líder en tráfico, seguida de Guadalajara, Monterrey y más abajo Tijuana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here