El gobierno venezolano anunció este jueves la captura de cuatro militares, incluido un coronel acusado de atentar contra el presidente Nicolás Maduro, y dijo que planeaban “asesinatos selectivos” para elevar aún más la tensión política.

Se trata de “un grupo de sicarios (…) que pretendía cometer asesinatos selectivos de líderes políticos y militares para elevar los niveles de zozobra” en medio del recrudecimiento de las crisis, dijo el ministro de Interior, general Néstor Reverol.

Entre los capturados se encuentra el coronel Oswaldo García Palomo, sindicado de la activación de dos drones cargados de explosivos cerca de una tarima donde Maduro encabezaba un acto militar, el pasado 4 de agosto en Caracas.

Su detención se produjo en una carretera del centro-oeste del país y tenían fusiles AK-103 y dos teléfonos satelitales, señaló el ministro.

La detención de García Palomo había sido revelada el miércoles por su esposa, Sorbay Padilla, quien la denunció como un “secuestro”.

Sin embargo, Reverol aseguró que fue aprehendido este jueves, y añadió que en días previos fueron arrestados los tenientes Miguel Ambrosio y Alberto Salázar.

El miércoles, Maduro denunció que militares desertores, convertidos en “mercenarios”, conspiraban desde Colombia para dividir a la Fuerza Armada.

Su denuncia se produjo en medio de llamados de Juan Guaidó, jefe del Parlamento y autoproclamado presidente encargado de Venezuela, para que los militares desconozcan al mandatario socialista.

El 15 de enero, la mayoría opositora del Legislativo declaró a Maduro como “usurpador”, denunciando que su reelección es producto de votaciones fraudulentas, tras lo cual Guaidó se juramentó ante una multitud en Caracas.

No queda duda de la participación directa en el magnicidio frustrado (contra Maduro) de la inteligencia colombiana, la CIA y el prófugo de la justicia Julio Borges

El oficial de 54 años, quien estaba exiliado en Colombia e ingresó clandestinamente a Venezuela, estaba acompañado por el también coronel retirado José Acevedo y un civil Desde el pasado 21 de enero, protestas opositoras dejan al menos 40 muertos y 850 detenidos, según la ONU.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here