El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se unió hoy a la campaña global “#MeToo” (#YoTambién) de mujeres que denuncian haber sido acosadas o agredidas sexualmente por sus jefes o compañeros de trabajo.

En una reunión con sus jefes asesores en la oficina presidencial Cheong Wa Dae, Moon prometió el apoyo de su gobierno para aquellas personas que sufren acoso sexual en el trabajo, advirtiendo que utilizará “todos los medios para castigar a los delincuentes”.

“Cualquier acto de un hombre, más fuerte, pisoteando a una mujer, más débil, utilizando su fuerza o poder debe ser bien castigado sin importar el tipo de violencia, el estatus del perpetrador o la naturaleza de sus relaciones con las víctimas”, manifestó el mandatario.

La violencia de género, añadió, es un tema de estructura social que permite a aquellos con poder oprimir sexualmente o ejercer de manera fácil la violencia contra los débiles, informó la oficina de prensa de la Cheong Wa Dae, según un reporte de la agencia informativa Yonhap.

El presidente de Corea del Sur expresó respeto hacia aquellas mujeres que se arman con suficiente valor para dar a conocer la mala experiencia que vivieron, apuntando que apoya y se toma muy en serio el movimiento “#MeToo”.

El mandatario ordenó a su gobierno prevenir rápida y activamente cualquier tipo de violencia sexual en todos los sectores del país, incluyendo firmas privadas.

Hasta la fecha, el gobierno tenía un enfoque gradual en erradicar el acoso sexual en el sector público y luego pasar al sector privado, pero con la campaña “#MeToo” se ha visto que no es un tema que pueda ser resuelto por separado en los sectores público o privado, dijo Moon.

El presidente también ordenó a sus asesores movilizar todos los medios disponibles del gobierno para erradicar completamente la violencia de género que ha echado raíces en diversos sectores de la sociedad surcoreana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here