Comondú enfrenta una difícil situación de agua, en la que muchos vecinos no tienen acceso a ella o están sumamente limitados a usarla. Es una lástima que los gobernantes de este municipio hagan negocios ilegales y se beneficien a costa del sufrimiento de la sociedad.

Es el caso de las tomas clandestinas de agua que tienen los Pelayo Covarruvias, una de ellas se ubica en la calle Reforma, donde se cargan los camiones para surtir los puntos de venta llamados Fernys. Estas tomas no cuentan con un medidor y esto favorece al negocio ya que no hay evidencia de que se hayan cargado dichos camiones.

La impunidad que tiene esta familia en el municipio es inaceptable, para empezar el Director de Agua Potable de Comondú es gran amigo de los Pelayo, y por tal motivo pueden seguir enriqueciéndose sin que se les aplique ninguna penalización ni tarifa por no contar con medidor. A diferencia del resto de los vendedores de agua, que cuentan con un medidor y es por ello que se les cobra una tarifa industrial por hacer uso de ella. La corrupción que maneja esta familia (Pelayo Covarruvias) debe terminar y ser investigada para que paguen por todos los delitos que han cometido a lo largo de su gobierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here