Por unanimidad, el jurado del International Highrise Award 2018 decidió que el edificio “Torre Reforma” del arquitecto mexicano Benjamín Romano, sea reconocido como el rascacielos más innovador del mundo.

A través de un comunicado se precisó que el arquitecto Benjamín Romano recibirá este jueves la estatuilla en la ceremonia de premiación en el Paulskirche de Frankfurt. El galardón es considerado como uno de los más prestigiosos de la arquitectura a nivel global.

Destacó que entre más de mil rascacielos construidos en el mundo, entre 2016 y 2017, Deutsches Architekturmuseum (DAM) nominó a 36 proyectos destacados de 15 diferentes países, y de los cuales fue seleccionada La Torre Reforma.

Explicó que un jurado internacional de expertos arquitectos, ingenieros estructurales y especialistas en desarrollo inmobiliario seleccionaron a los cinco finalistas, y entre los 36 proyectos nominados estaban obras de destacados arquitectos como Ateliers Jean Nouvel, Foster & Partners, entre otros.

Torre Reforma es un proyecto de oficinas ubicado en el Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México, y con 246 metros de altura es actualmente el edificio más alto de la Ciudad de México.

Este edificio es el único en el país con el distintivo LEED Platino, por su diseño inteligente que ahorra 25 por ciento más energía que otros edificios, y por el uso de 85 por ciento de materiales mexicanos que evita la huella de carbono que se genera al transportar materiales desde lugares apartados al sitio de la construcción.

El innovador diseño estructural del edificio responde a tres aspectos: las exigencias de seguridad en una ciudad con actividad sísmica, al rescate de la casona neogótica de 1929 sobre la cual cuelga literalmente el edificio y al reto de cumplir 100 por ciento de la normatividad vigente, explicó.

La sub alcaldesa de Cultura de la Ciudad de Frankfurt, Ina Hartwig, dijo: “Torre Reforma sobresale por su extraordinaria arquitectura casi escultural y su huella triangular. La fachada futurista abre la vista a uno de los parques más grandes del mundo”.

Comentó que su diseño sensible e intuitivo es una impresionante respuesta a los retos topográficos locales. El nuevo edificio no sólo personifica el desarrollo en progreso de México, sino también integra cuidadosamente un edificio patrimonial en un distrito histórico, sostuvo.

Este proyecto, indicó, es una delicia visual, además de ecológico, es un merecido ganador del Premio Internacional Highrise 2018 y demuestra que, en comparación con otros países, México se vanagloria de ofrecer soluciones arquitectónicas pioneras.

“Torre Reforma es un edificio inspirado en igual medida por ingenieros estructurales y por arquitectos como una magistral demostración de un nuevo enfoque en los rascacielos, y fue por tanto un merecido ganador”, abundó.

El Premio Internacional Highrise (IHA) comenzó en 2003 como una iniciativa conjunta entre la Ciudad de Frankfurt, Deutsches Architekturmuseum y DekaBank, y el primer premio se entregó en el 2004. Desde entonces, se realiza cada dos años y se financia en asociación y cooperación entre Deutsches Architekturmuseum y DekaBank Deutsche Girozentrale.

El premio busca reconocer a arquitectos y desarrolladores cuyos edificios miden al menos 100 metros de altura y han sido completados en los últimos dos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here