El próximo candidato del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano a la gubernatura de Puebla, Enrique Cárdenas Sánchez, reconoció que la “operación cicatriz” al interior de Acción Nacional continúa, pues a pesar de que ya tuvo un acercamiento con morenovallistas, que criticaron su postulación, aceptó que algunos todavía no “digieren” la decisión y confió que en el camino se vayan sumando a su candidatura.

En entrevista con El Sol de Puebla, Cárdenas Sánchez reconoció que ya tuvo el primer acercamiento con los integrantes del Consejo Estatal del PAN, donde recibió críticas por su postulación, pero también muestras de apoyo por parte de algunos liderazgos, por lo que consideró que el proceso de reconciliación todavía no concluye.

Durante esa reunión con panistas, la inconformidad de los morenovallistas fue por las críticas que el exrector de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) hizo el año pasado en contra de algunas acciones implementadas por el exgobernador, Rafael Moreno Valle.

“Fue una reunión muy franca de su parte, de cuáles eran sus objeciones, de por qué una persona que estuvo en contra del gobernador Moreno Valle ahora nos está abanderado. Mis contestaciones fueron muy francas y me parece que se limaron algunas asperezas porque al final de cuentas yo creo que los partidos requieren un empujón”.

Cárdenas Sánchez no desconoció las críticas que realizó en su momento, pero aclaró que fueron dirigidas a temas muy concretos como la deuda pública o los candados a las candidaturas independientes. “Las críticas están ahí, ciertamente sigo pensando que algunas de las críticas son válidas, no necesariamente en lo general del morenovallismo, están muy dirigidas y por lo tanto reconociendo lo positivo que se hizo”.

Si bien evitó revelar el nombre de los panistas que siguen sin aceptar su candidatura, señaló que también hubo cuadros como el exaspirante, Francisco Fraile García o la dirigente estatal, Genoveva Huerta Villegas, que se sumaron a su postulación.

DESENCANTO CON MORENA

Después de que en 2018 fue rechazado en el proceso interno de Morena para ser candidato a la gubernatura, Cárdenas Sánchez negó que exista resentimiento con ese partido político, pero aceptó que sí hubo un desencanto que ahora lo coloca como su principal adversario en la próxima elección.

“No son heridas como tales, un desencanto sí porque a mí se me invitó como ciudadano sin tenerme que afiliar a Morena, también se había hecho un grupo para poder empujar, hacer entrevistas con precandidatos de Morena y a la hora de la hora salió el resultado que por no ser tan conocido había yo quedado en segundo lugar, a pesar de tener yo más potencial de triunfo, entonces claro que te deja un desencanto”.

PEDIR UNA FIRMA ES MÁS DIFÍCIL

Para Enrique Cárdenas pedir una firma para alcanzar la candidatura independiente es más difícil que pedir un voto como abanderado de un partido político, por lo que, a pesar de no tener experiencia en una campaña política, consideró que puede ser un buen candidato después de la experiencia que le dejó ser aspirante a candidato independiente en 2018.

“Había que explicarle a la gente qué era un candidato ciudadano, luego convencer a la gente de que diera su firma, luego que trajera su INE, que estuviera dispuesta a compartir esa información y la desconfianza que hay es tremenda.

“Al final de la reunión hubo más tranquilidad, hubo quien de plano dijo que no iba a apoyar; está bien, cada quien lo que defina, la decisión fue del propio partido no fue mía. Está en proceso todo eso, yo preferiría no entrar al detalle de quién porque seguimos platicando, evidentemente es una situación que toma su ratito, no fácil de digerir”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here