El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, conocido por sus comentarios sexistas e incluso bromas sobre violaciones, ha firmado una ley contra el acoso sexual que sanciona ese tipo de declaraciones, así como piropear o silbar a una mujer por la calle.

La Oficina Presidencial divulgó anoche una copia de la nueva ley, bautizada como “Ley de Espacios Seguros”, que Duterte firmó en abril, sin explicar el motivo de la demora en su publicación.

La promotora de ese proyecto de ley, la senadora de la oposición Risa Hontiveros, consideró la ley una “victoria masiva” contra la “cultura creciente de groseras acciones sexistas en nuestras calles y comunidades”.

“Con esta ley recuperaremos nuestras calles de acosadores sexuales e intolerantes de género y haremos espacios públicos seguros para todos”, ha señalado la senadora sobre esa ley, que fue aprobada por las dos cámaras del Congreso en febrero.

La nueva norma define una amplia gama de actos ofensivos contra mujeres como gritos, piropos, silbidos, miradas intrusivas, actos misóginos, insultos machistas, comentarios sexistas, chistes sexuales o cualquier acto que implique “invadir o amenazar el espacio personal o la seguridad física”.

La ley, que también se aplicará en el mundo online, obliga a bares, restaurantes, cines y otros lugares de recreación que instalen señales de advertencia, claramente visibles, para informar a los posibles infractores, incluido un número de línea directa para la notificación rápida de delitos.

Los castigos incluyen multas y encarcelamiento dependiendo de la gravedad de la ofensa, que en el caso de infractores extranjeros implicarán la deportación después de cumplir una pena de cárcel o pagar la multa correspondiente.

Duterte, mujeriego confeso de 74 años, ha estado en el centro de la polémica en numerosas ocasiones por sus comentarios misóginos, sexistas y despectivos hacia las mujeres.

El caso más sonado fue en junio del año pasado, cuando forzó un beso en los labios a una mujer en un acto público con la comunidad filipina de Seúl, lo que desató numerosas críticas e incluso manifestaciones en las calles de colectivos de mujeres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here