Grin, empresa chilanga de monopatines, se convirtió en la única que pagó la contraprestación a la Ciudad de México por lo que ahora es quien tendrá la oportunidad de operar legalmente.

Sus mil 750 patines son quienes tienen el aval de realizar viajes, lo que deja a la ciudad con una demanda de otros mil 750 patines sin cubrir después de que su competidora, Lime, decidió no pagar la contraprestación. Tras ello, la empresa chilanga estará atenta del proceso que realice la Secretaría de Movilidad a futuro pues, de ser posible, participarán por la oportunidad de cubrir esa demanda.

“Hay cosas que nos gustaría que se tomaran en consideración pues siendo una empresa 100 por ciento mexicana que nacio en la Ciudad de México, tenemos que cuidar donde empezamos. Justo cumplimos 365 días de operación”

La empresa obtuvo en noviembre de 2018 un permiso para operar de froma anual con mil 100 patines, pero al cambio de la administración la Semovi les compartió la prueba piloto de 500 patines que despues se amplió a 856 para que finalmente fueran 3 mil 500 patines los que operarían en la ciudad, mil 750 para Grin y mil 750 para Lime, tal como se ganó en la primera subasta.

A pregunta expresa sobre si participarían en una posible subasta -similar a la que se realizará con las bicicletas sin anclaje-, De Lara aceptó que si los lineamientos lo permiten, no dudarán en alzar la mano. “Estamos viendo qué define Semovi porque no nos queda claro cómo será el proceso si existe la posibilidad de que participemos con el tope máximo, pero estamos a la espera para ver cómo terminan definiendo este punto. Me imagino que ellos tampoco se esperaban que no cumplieran otras empresas pero en cuanto salgan esos lineamientos estaremos presentes y si podemos participar, participaremos”, declaró.

Recordó que con el pago de 24 millones 500 mil pesos, es decir 14 mil pesos por monopatin, esperan que se mejore la infraestructura para así poder expandirse hacia Iztapalapa, Coyoacán, Cuajimalpa y “estar siempre y cuando se lo permitan las autoridades”.

Aunque apelan al amor chilango, la empresa aún tiene dos asuntos por resolver: el robo de sus monopatines y los espacios de arribo y estacionamiento propuestos desde Semovi.

“En algun momento Semovi se comprometió a dar espacios de arribo, estamos esperando el cumplimiento. Tenemos operación las 24 horas del día. No nos damos abasto, necesitamos mas patines para cumplir con esa demanda pero bueno, es una trabajo difícil que hacen nuestros transportistas de manera heroica, diría yo, están trabajando día con día en las calles y nos apoyan a tener mejor servicio y mayor atención hacia los usuarios”, puntualizó.

Sobre el tema de robo de los scooters, Beriana Mendoza, directora de comunicacion de Grin, expresó que más que una estadística, buscan compartir el problema que se vive en las calles. “Lo compartimos como un problema, queremos que se analice con el gobierno”

Sebastián de Lara, director de relaciones gubernamentales de Grin, explicó en entrevista con El Sol de México que la regulacion no es perfecta pues hay cosas que se pueden mejorar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here