Recientemente, algunos grupos y personas han calificado como “minería tóxica” a todo tipo de extracción de mineral, y en especial la que tiene lugar a cielo abierto, ignorando las características de cada proyecto, la alta tecnología empleada y la seguridad con que se realiza esta labor.

Las minas cuentan con procesos para que no se liberen polvos a la atmósfera, para controlar el uso de explosivos y las sustancias químicas, como el cianuro, que se utilizan en la operación, todo manejado dentro de un circuito cerrado del que no escapa absolutamente nada.

Mucho se habla de que los proyectos de extracción de oro utilizan cianuro, sustancia venenosa que se infiltra al suelo y lo contamina. Sin embargo, es una realidad el cuidado que se pone para que no exista liberación alguna y asegurar que el proceso diseñado recupere esta sustancia en su totalidad.

Durante la evolución de la minería se han desarrollado nuevas tecnologías con procesos modernos y seguros, con estricto apego a las normas que rigen a la minería, que benefician a los minerales y las comunidades a su al rededor.

A lo largo de más de cinco siglos de historia en el país y más de dos en el estado de Baja California Sur, la minería ha demostrado ser un impulsor fundamental del desarrollo económico y social. Los trabajadores mineros ganan salarios 35% superiores al promedio nacional y tienen acceso a empleos de calidad, capacitación y crecimiento permanente.

No se dejen engañar, las empresas mineras mexicanas trabajan en apego a todas las normas nacionales y a los estrictos estándares internacionales. Y para constatar su correcta y apegada operación, son constantemente vigiladas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Comisión Nacional Forestal y la Procuraduría Federal de Portección al Ambiente, con visitas sorpresa al lugar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here