El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que se habrá de establecer una consulta al pueblo de Cuautla para que se dé la operación de una planta termoeléctrica, por lo que se efectuará en todo el estado de Morelos y en específico por donde pasa un gasoducto para la operación de la misma.

En su conferencia de prensa, López Obrador dijo que “el pueblo siempre tendrá la última palabra” y dio a conocer la pregunta en la encuesta:

¿Esta usted de acuerdo que inicie la operación de la termoeléctrica en Huasca de la CFE?

Pero ante esto, el mandataria dijo que en caso de que no opere se perderán 3 mil millones de pesos al año, por lo que pidió a aquellos que enarbolan las banderas de oponerse a la planta, por razones ideológicas, tomen este elemento y si no se usa quedan enterrados 20 mil millones que es dinero del pueblo y no solo eso, “tendríamos que comprar energía”.

En el Salón Tesorería del Palacio Nacional, López Obrador detalló que en la construcción de un gasoducto generó protestas y hubo represión a campesinos, incluso algunos fueron a la cárcel en el 2009.

Abundó que a pesar de ello se logró construir una planta termoeléctrica y ya está terminada la obra con una inversión de 20 mil millones de pesos.

Pero dejó una secuela de atropellos y arbitrariedades, existe una inconformidad legítima por lo que tenemos que decidir. 

En su mensaje, hizo mención a que esta planta alumbra y genera energía para todo el estado de Morelos.

Afortunadamente la planta es de CFE, propiedad de la nación, el gasoducto es privado. Son de los contratos que se hicieron con estas características con el propósito de privatizar los ductos, pero la planta es de CFE.

Tenemos la necesidad de fortalecer a esta empresa productiva de la nación que fue desmantelada y que quisieron destruir la para que el mercado de la energía eléctrica se manejara por empresas particulares a las que se les tiene que pagar subsidio.

Adelantó que el director de la CFE, Manuel Bartlett expondrá el lunes “cómo se llevó a cabo el pillaje y la destrucción y cómo vamos a recuperar a la empresa”.

Ante esta problemática, el Presidente acotó qué hay una buena aceptación de los campesinos sobre todo los que tienen que ver con la cuenca del Río que va a abastecer de agua a la planta y todo esto porque la CFE lleva a cabo obras de mitigación y se están llevando a cabo obras para mejorar canales, poner cemento y cuidar el agua y existe el compromiso nuestro de que se trate el agua.

Puntualizó que la planta tiene un proceso de tratamiento de aguas residuales y que permite limpiar el agua y estamos haciendo el compromiso adicional a que el organismo de agua de la Unesco certifique el tratamiento ya que se va a regresar al río Cuautla y que no haya contaminación.

También dio a conocer que se está haciendo la propuesta para que los municipios donde pasó el gasoducto, tendrán un tratamiento especial en cuanto al cobro de la energía eléctrica y que tengan la tarifa más baja que existe, esto como parte de la reparación del daño, con la idea de que se pueda operar la planta, porque “nos hace falta”.

Con la planta se genera energía para todo Morelos y si no opera tendríamos que comprar la energía a empresas extranjeras. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here