Ricardo Anaya Cortés, abanderado presidencial de la Coalición Por México al Frente, respondió tajantemente que ha actuado con absoluta transparencia y ya quedó aclarado el caso de la venta de una nave industrial en el estado de Querétaro y en la que presuntamente se habría cometido el delito de lavado de dinero, luego que la PGR encontrara nuevos elementos en la investigación.

“Lo que el PRI quiere es que me dedique hablar de esto de aquí al 1 de julio y no lo voy a hacer; lo que a mí concierne queda plenamente aclarado, todos los documentos son públicos y he actuado con absoluta transparencia”, atajó el candidato durante su conferencia matutina desde Nuevo León.

Este martes, la Procuraduría General de la República dio a conocer que Luis Alberto “N”, chofer de Manuel Barreiro, presunto socio del candidato Anaya Cortés, declaró haber firmado -por órdenes de Barreiro los documentos para constituir la empresa Manhattan Master Plan, que compró la nave industrial al candidato presidencial.

“Le dijo: oye, necesito que me firmes unos documentos. Él accedió a ser su prestanombres, mi cliente en ningún momento dado pagó o pudo haber adquirido la empresa Manhattan, que es la empresa por la cual se adquirió una bodega”, indicó Kegel Jacob.

Bajo un acuerdo de cooperación, Luis Alberto “N” acordó cooperar en la investigación y, a cambio, la PGR se desistió de la acción penal en su contra.

Por su parte, el abogado del indiciado, Patricio Kegel, adelantó que la nave industrial que vendió el candidato fue devuelta al Ministerio Público como parte de un acuerdo preparatorio.

De acuerdo con los nuevos elementos de la investigación, presuntamente empleados de Barreiro fueron utilizados en un entramado financiero para comprar una nave industrial a la empresa Juni Serra, propiedad del ahora candidato presidencial. Así, supuestamente Anaya recibió 54 millones de pesos a través de una simulación de compra-venta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here