“Hacer el bien, sabe bien” es el nombre de la campaña de Hershey’s que resultó contraproducente, ocasionando que no hiciera el bien ni supiera bien para los internautas.

La campaña que lanzó la marca de chocolates tenía como propósito inspirar empatía en sus consumidores y que realizaran buenas acciones, para así generar un buen impacto en la sociedad. Los encargados: influencers.

El plan era sencillo: subir una foto a su cuenta de Instagram con el hashtag #hacerelbiensabebien, bajo el mensaje de que hacer una buena acción al día te puede hacer sentir tan bien como el comerse un chocolate.

Los jóvenes comenzaron a subir imágenes, pero todos tenían algo en común: eligieron a personas de tez morena y un nivel económico bajo.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Los comentarios negativos de la mala ejecución de la campaña publicitaria se salió de control, por lo que varios participantes decidieron eliminar sus fotos en los que posaban muy alegres ofreciéndole a alguien un producto Hershey’s.

Ver imagen en Twitter

Más tarde, la compañía de chocolates emitió un comunicado pidiendo disculpas, ya que su propósito inicial no había sido realizado con éxito y se malinterpretó.

Ver imagen en Twitter

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here