Desde la creación de la glorieta de Insurgentes en 1969, la plaza no había recibido mantenimiento pero ahora luce totalmente renovada y con trabajos profundos.

Como parte de la rehabilitación de áreas de convivencia y recuperación de espacios públicos, el Gobierno de la Ciudad de México, a través de la Agencia de Gestión Urbana (AGU), invirtió alrededor de 127 millones de pesos en el mejoramiento urbano de 17 mil metros cuadrados de la Glorieta de Insurgentes, para beneficio de millón y medio de personas que a diario recorren, atraviesan o transbordan.

La Glorieta presentaba deterioro considerable por lo que fue necesario realizar trabajos profundos como el cambio de instalaciones eléctrica, hidráulica y sanitaria, y no remodelación superficial.

La rehabilitación de esta plaza pública garantiza la accesibilidad total de las personas con discapacidad, adultos mayores y usuarios en situación de vulnerabilidad, por lo que se construyó una entrada más, con la que ya suman 10. Todas cuentan con huella táctil, pasamanos laterales e intermedios y cuatro de ellas con rampas para personas con discapacidad motriz, ubicadas en las calles de Jalapa, Génova, Oaxaca y el acceso a la Secretaría de Seguridad Pública local.

Además contará con plano de navegación para las personas invidentes que conecta las estaciones de Metrobús y Sistema de Transporte Colectivo (STC).

La comodidad de los usuarios del Metrobús también fue tomada en cuenta, por lo que se remodeló un total de 589 metros cuadrados de sus estaciones y fueron ampliadas.

El vestíbulo de cada una de ellas creció 100 metros cuadrados, así como el módulo de la estación se amplió 32 metros cuadrados, con lo que ya será posible que dos camiones articulados se estacionen en ella.

En las estaciones de este transporte público también se realizó el cambio de todos los acabados como pisos, muros, señalética, recaudo, techumbre, pantallas y cristales templados.

La obra también incluyó la rehabilitación del entorno vial, por lo que se hizo la reparación de 8 mil 500 metros cuadrados de banquetas y guarniciones; así como adecuaciones geométricas viales y señalización vial.

Además, se crearon tres pasos seguros en las intersecciones de Avenida Chapultepec y Orizaba, Avenida Insurgentes y calle Puebla, Avenida Chapultepec y Monterrey-Florencia.

Para mejorar y modernizar la imagen urbana de la Glorieta de Insurgentes, los locales comerciales fueron remodelados y reconfigurados en su ubicación y distribución, quedando un total de 36.

Se instalaron 42 luminarias para que el paso de los usuarios por la noche sea seguro.

Además, se construyeron dos fuentes bailarinas, con una capacidad de 18 mil litros de agua, cada una, que a través de la programación de un software pueden hacer 170 combinaciones en la intensidad de los chorros y 16 mil composiciones de luz de diferentes colores.

En la plaza se colocaron 14 cobertizos para el resguardo del sol, que cuentan con iluminación y contactos eléctricos trifásicos y para USB.

Como decorado se plasmaron las rutas de las 12 líneas del STC, con sus colores emblemáticos y cada intersección, que indica el transborde de una estación a otra, será iluminado.

Además de la rehabilitación de mil 500 metros cuadrados de áreas verdes, que también tendrá iluminación artística en los árboles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here