El nombre de una de las pequeñas apuntado en su mano, ambas sin ropa interior y con dos biberones como alimento fue parte del panorama encontrado por mujeres atlixquenses responsables de poner a salvo a las hermanas de dos y tres años de edad abandonadas por su madre en una de las calles céntricas de esta ciudad.

Eran alrededor de las 16:15 horas del 9 de noviembre pasado cuando yo salí con mi hija a la tienda. Fuimos, regresamos y descubrimos a mi vecina con su hija en brazos y a las dos nenas paradas junto a ella. Imaginé eran sus sobrinas o algo así

“De repente logró llamarme para pedir ayuda: Dejaron a estas niñas aquí y la mamá salió corriendo”.

“Quedé asombrada por eso. De inmediato convocamos al resto de los vecinos para tratar de buscar a la madre”.

Ambas mujeres coincidieron en algo: “La mamá de las pequeñas traía un Jumper negro con estampado de flores. Era de complexión delgada y cabello rubio”. Y volvió a la escena: “Las niñas estaban paraditas frente a la hielera iceberg”.

Mientras los vecinos buscaban a los familiares, la entrevistada lanzó varias preguntas a las nenas, nombre y edad por lo que una de ellas respondió “tres años y de nombre Lupita” y la más pequeña no sabía. Sin embargo, la mayor dijo que la mamá escribió el nombre de su hermana en su mano. La revisamos y tenía Melisa. Finalmente, con un par de dedos descifró la edad.

Ahí no terminó todo, las niñas estaban descuidadas de su aseo personal. Al observarlas, la menor tenía una bolita en la frente y preguntamos qué pasó. La respuesta fue contundente “mi mamá la empujó contra la pared”. De igual manera confirmamos que había maltrato familiar de parte de la madre.

Un dato importante, la madre de las niñas tiene el nombre de Camila. Aunque no recordaban más. Y la última frase que les dijo fue “espérenme aquí”

Se confirmó que ,por su edad, las niñas no comprendían la situación “llamamos a la Policía y mientras arribó manteníamos la esperanza del regreso de un familiar, pero nunca ocurrió. De hecho, después la patrulla hizo rondines con el mismo propósito, y tampoco pasó algo”.

Por ese motivo, explicó, una mujer policía de Atlixco encaró la responsabilidad de resguardarlas. “Se portó excelente, compró para cada una de las niñas una torta e incluso a la pequeña alcanzó a colocare un pañal. Más tarde conseguimos un baño y ahí detectamos que no traían ropa interior”.

Tiempo más tarde, llegó el agente del Ministerio Público quien se dispuso, inmediatamente, a revisarlas; encontraron en sus piernas, pies y espalda, moretones.

La mujer descartó que las pequeñas formen parte de una familia centroamericana integrante de la caravana de migrantes. “Tienen el acento normal de este país. A pesar de la insistencia, la más grande dijo no conocía Atlixco. La niña comentó que lo único que recordaba de su casa eran los cuetes.

“Mi vecina recordó que la mujer responsable de abandonarlas antes de concretar ese hecho dio varias vueltas con las niñas. De repente se detuvo para echarse a correr ante la mirada atónita de todos, incluyendo las pequeñas quienes sólo tenían como compañía un par de mamilas en el piso”.

-¿Seguro era la mamá quien las dejó?

-Las menores aseguraron que quien las llevaba era su mamá. Y cada que se les cuestionaba sobre esto, era la misma respuesta.

Finalmente, las niñas fueron trasladas al DIF estatal después de estar varias horas en la Casa de Justicia de Atlixco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here