Tabasco y sus habitantes merecen una seguridad y justicia de calidad. En la presente administración de Gobierno se están dando todas las condiciones humanas y materiales para lograrlo.

De esta forma lo destaca en su Informe Anual 2020 la Fiscalía General del Estado y lo reitera al actualizar los datos estadísticos de incidencia delictiva con cierre de 2020, con los que se puede percibir la baja en la delincuencia en un 49% en cuanto a los delitos que más afectan a la población, los de impacto social.

“Los resultados alcanzados confirman que los objetivos, estrategias y acciones planteadas en este ramo del servicio público han sido útiles y eficaces para contrarrestar un fenómeno delictivo que año con año iba en constante crecimiento”, señala el documento que hace el recuento del trabajo de la FGE.

Esa inercia histórica a la alza de los últimos años, por fin se rompió a partir del año 2019 y se consolidó durante el 2020, gracias al esfuerzo de los tres órdenes de Gobierno y a la extraordinaria conducción y coordinación del Licenciado Adán Augusto López Hernández, Gobernador Constitucional del Estado de Tabasco, de los trabajos desarrollados dentro del esquema de las Mesas de Seguridad para la Construcción de la Paz, que sin duda ha permitido un mayor conocimiento del contexto delictivo y de las respuestas necesarias y específicas para cada dimensión o segmento a atender, llámese municipal, regional o estatal.

Por ello, la Fiscalía General del Estado seguirá contribuyendo con su quehacer cotidiano a este esquema y seguirá impulsando una política institucional que nos lleve en el mediano plazo a la excelencia.

La excelencia solo será posible si somos capaces de amalgamar los valores e intereses institucionales con los de los servidores públicos, que están orientados al cumplimiento del deber y la mejora de la atención de quienes exigen una procuración de justicia de calidad.

Como cualquier otra Institución u Organización, tenemos fortalezas y debilidades; aspectos positivos y áreas de oportunidad o mejora, pero siempre hemos confiado en que, entre nuestro personal, somos muchos más los que deseamos dignificar nuestra relación con la sociedad; somos más los que deseamos servir con honestidad y responsabilidad a los usuarios de nuestros servicios; somos más los que trabajamos con ética y sacrificio, incluso con el riesgo de nuestra propia vida.

Siempre hemos sido conscientes de que ese riesgo existe, pero sin duda la pandemia por el SARS-CoV2 COVID-19 redimensionó el peligro y puso a prueba nuevamente a nuestro personal que no dejó de laborar las 24 horas de todos los días desde que esta inició.

Reconocemos su responsabilidad y vocación para servir a los demás, y les damos un sincero y merecido reconocimiento por su esfuerzo y dedicación para cumplir con el deber y ser un ejemplo para su entorno social y familiar.

Como se ha dado cuenta en el presente informe, la Fiscalía General del Estado está avanzando en la mejora sustancial de su metodología de trabajo, para dar mejores resultados en la investigación y persecución de los delitos; está avanzando en el fortalecimiento de su infraestructura y equipamiento, para brindar a la sociedad el servicio que se merece; está avanzando en la dignificación de los espacios en donde nuestros servidores públicos desarrollan su trabajo; está avanzando en la obligatoriedad de los procesos de ingreso, selección y formación inicial de nuevos aspirantes a ingresar como Fiscales, Policías de Investigación y Peritos; está avanzando en la profesionalización y especialización del personal sustantivo en activo; está avanzando en el fortalecimiento de la cooperación internacional con las Embajadas de los Estados Unidos de América y del Reino Unido, así como con la Organización de las Naciones Unidas, a través de su Oficina para el Combate a las Drogas y el Delito; entre otras acciones que se conjugan integralmente para beneficio de todas y de todos.

Reiteramos que nada de lo anterior cumpliría sus propósitos, si nuestro recurso humano no cuenta con la actitud y vocación de servicio óptimas para cumplir con la responsabilidad histórica de contribuir a una procuración de justicia que se distinga por su honestidad, sensibilidad y respeto a los derechos humanos de las personas.

Con esta visión se continúa construyendo la Fiscalía del futuro y, en consecuencia, estamos poniendo todo nuestro mejor empeño para fortalecer lo que ha resultado exitoso y útil, pero a la vez, analizar y tomar las decisiones que sean necesarias para cambiar o mejorar aquello que así lo requiera.

Con el apoyo de todos, una procuración de justicia de calidad y excelencia es posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here