Si se cancela la construcción del aeropuerto de Texcoco el país quedará permanentemente fuera de las 10 naciones que reciben más visitantes, alertó Pablo Azcárraga, presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET).

El dirigente del consejo que agrupa a aerolíneas, cadenas hoteleras y desarrolladores detalló que la saturación del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) ocasiona que la terminal quede chica para repartir a los visitantes hacia otros destinos, lo que impide un crecimiento más acelerado.

“Independientemente del lugar que ocupemos en el ránking, el actual aeropuerto está limitado, y hemos perdido mucho dinero, porque la terminal debe funcionar de forma más eficiente para repartir el negocio turístico al resto del país.

“Hoy en día -apuntó- hay destinos que no despegan porque no tienen la conectividad aérea que necesitan, como es Huatulco, Ixtapa, Acapulco, Mazatlán o Loreto”.

Refirió que la situación del AICM crea un círculo vicioso para este tipo de destinos, pues la demanda no crece porque no hay espacio para incrementar el número de vuelos y si no hay vuelos no crece la demanda.

“Cuando el aeropuerto está topado en el número de vuelos que pueden venir, este tipo de destinos tienen un impacto enorme”, abundó.

El también presidente del Consejo de Administración de Grupo Posadas señaló que la pérdida de recursos por la falta de espacios para conectar destinos turísticos no se ha incluido en el impacto de la cancelación del nuevo aeropuerto de Texcoco.

“Nadie -dijo- ha hecho esa cuenta de cuánto dinero se queda sobre la mesa por tener un aeropuerto que no es funcional y por no darnos la oportunidad de resolver el problema que se ofrece con el aeropuerto de Texcoco y que no ofrecen las otras alternativas”.

A los empresarios, “nos ha faltado mayor profundidad y mayor número de propuestas . Y la forma de cambiar la opinión es darnos a la tarea de trabajar, no sólo en cómo buscar que se financie el aeropuerto sin costo para el gobierno, sino además hacer de ese aeropuerto un detonador de crecimiento económico de México”.

El empresario aclaró que en el periodo de transición ha habido “muy pocos foros” para presentar propuestas al equipo de transición.

“La decisión se está tomando de forma muy precipitada: todavía no entra el gobierno y ya marcó una situación, desde nuestro punto de vista, innecesaria. Si bien los empresarios tenemos que generar más propuestas, tiene que venir acompañada de una voluntad política para escucharlas”, advirtió.

El empresario detalló que una vez que concluyan la Agenda Nacional de Turismo se acordó una reunión con el presidente electo para presentarle el plan, que incluye al aeropuerto de Texcoco, como uno de los principales ejes.

“La reunión está programada para dentro de un par de semanas, pero con la urgencia de este tema, si nos abren espacio hoy, deberíamos hacerla hoy”, señaló el empresario.

Por otra parte, Azcárraga refirió que la pertinencia de la terminal aérea de Texcoco es un tema que “se ha hablado menos de lo que se debería de hablar, sobre que el aeropuerto, además de cumplir con el propósito intrínseco, tiene un crecimiento económico enorme en su alrededor”.

Por ello, consideró que la cancelación del aeropuerto que ya está en construcción limitará las posibilidades de desarrollo en una zona de alta marginación del Estado de México. “Qué mejor que la gente que vive en esa zona y que necesita trabajo, lo tenga donde vive y no tenga que desplazarse”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here