El presidente del Inegi, Julio Santaella, informó que por la emergencia sanitaria se suspendieron las entrevistas cara a cara, lo que afectó a la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, según la cual la desocupación disminuyó en marzo.

Santaella anunció en su cuenta de Twitter que en fecha próxima el Inegi comunicará ajustes al calendario de difusión y programas de información.

“Otra víctima de la crisis sanitaria/económica son los indicadores laborales, más vitales que nunca para entender lo que está pasando”, contestó el economista Jonathan Heath sobre la publicación de Santaella.

Heath, el subgobernador del Banco de México (Banxico), había expresado sus dudas sobre los datos de desempleo en el país durante marzo, que con cifras originales arrojó una tasa de desocupación de 2.9 por ciento y de 3.3 con cifras desestacionalizadas.

“Mientras que aumenta el desempleo en todo el mundo ante la crisis sanitaria de Covid, INEGI reporta menos desempleo e informalidad en el primer mes de la pandemia. ¿Es creíble?”, publicó en su cuenta de Twitter.

El economista atribuyó el resultadoa un un cambio metodológico en el levantamiento de la encuesta al dejar de obtener la información en forma presencial, por lo que los nuevos datos no son compatibles son los anteriores.

Lo que sí consideró un dato lógico es la tasa de subempleo o subocupación, que subió “bastante en marzo”, e incluye a la gente que trabaja algunas horas o todavía tiene empleo (aunque no se ha presentado por las políticas de sana distancia y quédate en casa) pero que quiere laborar más horas porque sus ingresos no le alcanzan.

La tasa de subocupacion en marzo, que incluye a los mexicanos que declararon tener necesidad y disponibilidad de trabajar más horas, fue de 9.3 por ciento, la más alta desde noviembre de 2015.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here