El equipo que coordina el proceso de transición del lado de Jaime Bonilla Valdez en Baja California percibe en los últimos días ciertos inconvenientes y resistencias para avanzar en la entrega-recepción de algunas dependencias.

El coordinador del proceso y próximo Secretario General de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano, no descarta que la situación pueda estar relacionada con la ampliación del mandato de dos a cinco años votada por la XXII Legislatura que ayer dijo adiós entre múltiples cuestionamientos.

“A partir de ahí y de la presencia de un dirigente nacional del Partido Acción Nacional hemos encontrado que se han cerrado las vías de comunicación, salvo la que tengo de manera permanente y muy buena con Carlos Reynoso”, el actual subsecretario de Gobierno en la entidad.

En entrevista con La Voz de la Frontera, Rodríguez Lozano, quien a lo largo de su trayectoria se ha desempeñado como diputado federal en dos ocasiones (1991-1994 y 2000-2003), y ha ostentado el cargo de senador por BC en las legislaturas LVI y LVII, refiere que hace unos días el titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Manuel Valladolid Seamanduras, recibiría a quien encabezará la dependencia en la próxima administración; sin embargo, se comunicó para cancelar la cita diciendo que no le permitieron llevar a cabo la reunión.

Rodríguez mantiene firme la instrucción del gobernador electo, acerca de que el proceso de transición debe realizarse en un ambiente de transparencia, cordial; no obstante, asegura que también debe haber claridad en la información que entreguen los equipos salientes para que no existan sorpresas futuras.

Asegura que una situación similar ocurrió en el Instituto para el Desarrollo Inmobiliario y de la Vivienda en el que el actual responsable, Francisco Mejía Pancardo, no ha recibido instrucciones para comenzar los acercamientos con el próximo director.

“Desde el principio hubo la intención de que en el DIF (Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia), que es una de las instituciones importantes, hubiese ya la transición; el propio gobernador me dio el número de su esposa y de eso ya ha pasado casi un mes y no ha habido posibilidades de que se haga absolutamente nada”.

Por ello, lamenta que el proceso dependa de la voluntad de cada uno de los funcionarios, aunque reconoce que en el Registro Público de la Propiedad encontraron total apertura.

Pese a todo, con resistencia o no, insiste en que dos años no son suficientes para desarrollar un verdadero programa de gobierno que resuelva los problemas del estado de Baja California, como reitera luego de la entrevista en comentarios de su página personal en internet.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here