En los últimos dos años, más de cuatro millones de ciudadanos abanderaron al Partido Revolucionario Institucional.

El partido tricolor, que sufrió uno de sus mayores descalabros en la pasada elección presidencial, reportó que a finales del 2019 tenía a dos millones 300 mil afiliados, cuando en 2017 tenía a seis millones 368 mil 763 militantes registrados ante el Instituto Nacional Electoral.

Jonathan Márquez Godínez, secretario adjunto de la Presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, justificó que esta reducción de más de cuatro millones de militantes se debe a que en el pasado se tenía un padrón histórico del año 2000.

“¿Qué pasó? Ese es un padrón histórico que estaba manejando el PRI desde aproximadamente desde el año 2000 que se había nutrido de diferentes bases de datos, de personas que ya fallecieron, que cambiaron de partido político y que habían tenido una afiliación indebida o que no teníamos el soporte documental para validar que eran compañeros priistas”,

Márquez rechazó que esta reducción en la militancia les preocupe para la elección del 2021. “No, porque nosotros no debemos aspirar a tener mayor representatividad en militancia, sino mayor representatividad y pluralidad en las Cámaras, en los ayuntamientos y demás”.

“La mayor prueba es el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que tiene el padrón más bajo con 350 mil y hoy gobierna”, por lo que “son opciones políticas que se van manejando conforme a las circunstancias”, dijo.

“Entonces no está correlacionado el número de militantes con las tareas y las elecciones que se vienen dando en los proceso”, expresó.

Esta reducción de dos tercios del padrón priista coincide con el proceso electoral de 2018, cuando el partido tricolor obtuvo siete millones 540 mil 754 votos para la elección presidencial del 2018, lo que significó una caída de 12 millones de votos respecto a los comicios de 2012 cuando Enrique Peña Nieto ganó.

Pese a esta reducción de militantes, Márquez Godínez dijo que el PRI sigue siendo el partido más grande. “Si lo comparamos en números, somos el partido más grande, pero si lo comparamos con representación social, que a eso es lo que aspira un partido político, también somos el partido político que representa militantes adultos, jóvenes, campesinos, obreros, clases medias, diversidad sexual y estamos abiertos a todos los militantes y ese es el número con el que cerramos el 2019”.

El desencanto al interior y el exterior del PRI se debió, dijo en un ejercicio de autocrítica, por las imposiciones que llevaban a cabo otras dirigencias, de ahí que la militancia dejará de votar por el PRI.

“El PRI tuvo un desencanto, primero interno antes de que lo tuviera la ciudadanía porque se dejaron de hacer procesos democráticos, se dejó de escuchar a la militancia, no se le atendía. Cuando el PRI impuso candidatos, cuando el PRI eligió de manera arbitraria a quienes no representaban la voluntad de los ciudadanos, fue cuando empezamos a perder”.

En la charla con Organización Editorial Mexicana (OEM), Márquez Godínez aseguró que hoy se tiene un diagnóstico claro y se está trabajando con la militancia para no cometer esos errores y tener mejores resultados a los de 2018.

“Mientras los otros partidos se están cerrando, nosotros nos estamos abriendo. Porque cuando dejamos de escuchar a la militancia, fue cuando empezamos a perder las elecciones”.

-¿Cuál es el reto del PRI de cara al 2020, 2021 y 2024?

El primer reto como partido de manera interna es tener vigentes nuestras estructuras y estamos trabajando en eso. Hay una gran sacudida en estados donde antes no había movimiento como en Guanajuato, Baja California… estados donde el PRI estaba olvidado por mucho tiempo, hoy hay movimiento.

De cara al proceso 2021, haremos una gran tarea de ir al encuentro de los militantes y de los simpatizantes que hay que decirlo, están reflexionado por cuál es la opción que votaron anteriormente y nosotros tenemos que estar ahí para decirles que la opción clara, con rumbo y definida para darle estabilidad a México la pueden encontrar en el PRI. Coahuila e Hidalgo son un reto inmediato para nosotros y para el 21 estaremos en condiciones de subir los números en la Cámara de Diputados, por supuesto y de estar en franca competencia en los estados donde habrá elecciones.

-Aprovechando la coyuntura que está pasando en Morena, ¿el PRI podría meterse a este asunto de reposicionarse?

Sin duda alguna, claro. Morena es un partido de una sola persona, que muchos de los representantes que hoy están en las Cámaras, en los ayuntamientos y en los congresos locales llegaron por un voto de cascada, en la próxima elección, Andrés Manuel López Obrador no estará en la boleta electoral y se enfrentará a su realidad, no tiene estructura, no tienen trabajo de tierra, están haciendo un pésimo trabajo en los ayuntamientos, diputaciones locales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here