Comerciantes establecidos de la avenida costera Miguel Alemán en Acapulco interpondrán un amparo contra la instalación de parquímetros digitales sobre la citada arteria, al considerar que viola los derechos de empresarios, trabajadores del sector turísticos y, sobre todo, de los turistas.

Con la autorización del gobierno municipal de Acapulco, la empresa COPEMSA comenzó el sábado 10 de marzo con la instalación de parquímetros digitales en la costera y calles aledañas, medida que generó descontento entre vecinos, empresarios, maestros y estudiantes de la preparatoria número 7 de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), quienes incluso lograron derribar uno de estos aparatos instalados sobre avenida Universidad.

De acuerdo con declaraciones del alcalde, Evodio Velázquez Aguirre, la instalación de estos solo sería a manera de sustitución de los que habían sido instalados desde 1970, los cuales a la fecha están fuera de servicio por sus pésimas condiciones; sin embargo, la empresa encargada de la instalación no acató la medida y se montaron en lugares en donde nunca habían existido, por lo que se procedió al retiro de 38 de ellos, tras las protestas.

No obstante, estos solo fueron reubicados en la avenida costera Miguel Alemán, nuevamente en lugares donde no eran lo acordados y en donde ya están en funciones en una etapa de “socialización”, realizando un cobro de 8 pesos por una hora a locales y foráneos, a pesar, de que el primer edil había declarado que, para evitar afectaciones a la economía local, los porteños pagarían tan solo 6 pesos por hora.

Las acciones fueron condenadas por lo que 150 integrantes de la Asociación de Comerciantes Establecidos en la Costera, quienes, en voz de su presidenta, Laura Caballero Rodríguez, aseguraron que no permitirán que se vulneren los ingresos de locales y de los paseantes, ya que a estos últimos se les tiene que incentivar para que visiten el destino y no atosigarlos con cobros innecesarios.

“Lo que nosotros queremos es lo que los turistas piensen en un lugar en donde van a venir y se van a sentirse confortables, sueñan todavía con visitar Acapulco y se van a encontrar con un municipio vendido, que les cobran hasta por estacionarse en las calles, por eso nos vamos a amparar porque nadie le autorizó subir los precios y colocar los aparatos donde no existían”, señaló.

Caballero Rodríguez llamó a todos los ciudadanos a que se sumen para hacer frente a la medida “arbitraria” del gobierno municipal, toda vez que este no ha podido brindar los servicios básicos por los cuales cobra impuestos a los porteños, pero sí aumenta las formas de recaudar más fondos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here