El presidente Andrés Manuel López Obrador no olvida sus derrotas electorales de 2006 y 2012 ni le basta haber alcanzado la presidencia hace dos años. Este martes durante su conferencia matutina pidió terminar con los fraudes electorales y dijo que es el objetivo del actual gobierno.

A pesar de sus reiteradas críticas al INE, López Obrador se dijo respetuoso de la autonomía del INE y que nunca ha platicado con el presidente consejero de este órgano electoral, Lorenzo Córdova.

“Yo nunca he platicado con el presidente del INE; precisamente porque respeto la autonomía de ese Instituto, nunca lo he visto y, seguramente (Córdova) sí se reunía con el presidente Peña y con oros, pero yo no”, dijo.

Cuestionado en torno a si confía en el Instituto Nacional Electoral (INE) como árbitro para garantizar los comicios nacionales, el presidente respondió: “Que se acaben los fraudes electorales, ese es el objetivo del actual gobierno y es parte de la transformación de México decir nunca más un fraude electoral”.

El Ejecutivo federal también pidió no olvidar lo que significó el fraude de 1988, aunque no mencionó que esas elecciones fueron organizadas por la Comisión Federal Electoral, órgano político dependiente de la Secretaria de Gobernación de México.

El presidente externó su sorpresa al sostener que hay personajes que defienden ese régimen antidemocrático y “quieran regresar a eso”, por lo que subrayó que lo que a él le importa es que haya democracia y transparencia, pero sobre todo que las autoridades electorales “no estén al servicio de ningún partido, del Gobierno, como ha sucedido siempre”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here