El secretario de Salud, José Narro Robles informó que el brote de conjuntivitis en funcionarios que asistieron a la inauguración del Centro Nacional de Tecnologías Aeronáuticas en el municipio de Colón, Querétaro, el  pasado 12 de enero, donde estuvo presente el presidente Enrique Peña Nieto, fue consecuencia de los rayos ultravioleta de las lámparas de halógeno en el recinto.

Luego de dicho evento, donde asistieron más de mil personas, decenas de ellas, como funcionarios estatales e incluso el presidente de la República que estuvieron en el presídium presentaron síntomas de conjuntivitis, por lo que la Secretaría de Salud federal organizó un estudio epidemiológico.

La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, el tejido fino y transparente que cubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo; lo que hace más visibles los vasos sanguíneos, lo que le da al ojo un color rosado o rojizo.

Entre las causas más frecuentes están virus, bacterias, alergenos (ejemplos: caspa de mascotas, ácaros del polvo), sustancias irritantes (polvos, contaminación y sustancias químicas) y agentes físicos como los rayos ultravioleta (UV).

La Dirección General de Epidemiología y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) aplicaron un cuestionario y se tomaron muestras a algunos de los asistentes afectados y no afectados.

Se aplicó el cuestionario a 128 personas y muestras oculares a 124. De ellos, 28 fueron afectados y 96 no presentaron sintomatología. Posteriormente se obtuvo información de otras 20 personas.

Se obtuvieron muestras de tierra del sitio y de la alfombra utilizada en el evento. El templete para el presídium estuvo iluminado por tres pares de lámparas de halógeno, que han sido analizadas en el Centro de Investigación en Óptica del Sistema de Centros de Conacyt, siendo éstas la única fuente de emisión de rayos UV.

Las muestras de 26 pacientes se procesaron en el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), a través de la técnica RT-PCR multiplex, en búsqueda de algunos de los virus más frecuentemente asociados a brotes de conjuntivitis: adenovirus, enterovirus, rinovirus, virus sincicial respiratorio, parainfluenza, coronavirus, bocavirus y metapneumovirus. En todos los casos, el resultado fue negativo.

Se concluyó que el riesgo más alto se presentó entre las personas que estuvieron en el presídium. El siguiente riesgo se registró entre las personas que permanecieron en las instalaciones de la carpa, por delante de la ubicación de las lámparas. El tercer nivel de riesgo fue para el personal que subió al estrado.

De acuerdo con los resultados arrojados en la investigación, los casos de conjuntivitis están asociados a la radiación UV de las lámparas utilizadas en el evento. En la investigación se descartó la presencia de agentes biológicos y químicos. Actualmente todos los pacientes se encuentran prácticamente recuperados.

A partir de estos resultados se emitirán las recomendaciones necesarias para prevenir que en eventos de este tipo o de naturaleza semejante, ocurran afectaciones a la salud. Se analizaron 96 casos, de los cuales, solo resultó el brote de conjuntivitis en 28 ocasiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here