Los grupos criminales en la Ciudad de México crecieron gracias al amparo y protección que recibieron en su momento de mandos de la policía capitalina, entre jefes de sector, regionales y hasta subsecretarios de pasadas administraciones, pero eso se acabó, advirtió ayer Jesús Orta Martínez, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) local.

Al tomar protesta a los dos mil 541 jefes de cuadrantes, el funcionario denunció que se tienen indicios de esta complicidad y que una de las primeras medidas fue relevar a 150 policías en el Centro Histórico, quienes en patrullajes o a pie tierra acompañaban actividades de extorsión.

En entrevista posterior reconoció que no podía precisar si los titulares de la entonces Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de Justicia locales estaban enterados de esa protección, “pero estaba a niveles de jefe de sector, jefes regionales y en algunos casos incluso subsecretarios”.

Aceptó que no hay una investigación al respecto, pero que tiene muchos indicios y casos, en los que, al final del día, el resultado es que muchas bandas criminales, desde muy pequeñas, en robo de autopartes y vehículos, hasta los grandes grupos del crimen organizado crecieron al amparo de la protección de la policía preventiva y Policía de Investigación”.

Un ejemplo claro de esa protección, es la extorsión que sufren los comerciantes y empresarios del Centro Histórico, donde se relevaron a 150 policías, “porque aquí no solo se habla de mandos, estamos hablando de tropa”, que con sus patrullas o a pie tierra acompañan actividades de extorsión, que se dice de grupos de La Unión Tepito.

Agregó que también se comenzaron a desmantelar bandas que hacen despojos legales, no solamente en el Centro Histórico, sino en toda la Alcaldía de Cuauhtémoc, también con la protección de la policía, que es ahora el que los saca.

Llamó a los comerciantes, empresarios y vecinos del Centro Histórico a que denuncien legalmente cuando son sujetos de extorsión, porque hasta ahora lo hacen anónimamente, de lo contrario se dificulta meter a esa gente a la calle.

“Hemos remitido a varios en flagrancia, pero cuando no hay los testigos o las víctimas que denuncien, pues se nos van. Esa es una realidad”, comentó.

A los jefes de cuadrante, el titular de la secretaría de seguridad les leyó la cartilla y les dictó el decálogo de actuación que deberán seguir regido por los principios de honestidad, compromiso, disciplina, empatía, valor, capacidad, responsabilidad, respeto a los derechos humanos, veracidad y diligencia.

Finalmente, Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, ratificó que los policías recibirán en mayo un incremento salarial del 9% retroactivo a enero; y que se incrementarán los créditos a la vivienda, a fin de que todos los policías, con más de 10 años de servicio, tengan acceso a ellos.

“Cada uno de ustedes tiene una responsabilidad: cuidar un pedacito de la Ciudad”, concluyó.

Durante su discurso, en el Parque Bicentenario, el jefe de la policía capitalina afirmó que dicha corporación local fue abandonada y se dejó de actuar con estrategia contra la delincuencia, a la cual se le protegió y fue cómplice de ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here