Los primeros pasos para terminar con la terrible historia del hombre- camión en el transporte público de la Ciudad de México se dieron en este gobierno, pero aún falta un tramo largo que recorrer para contar con un servicio eficiente, señaló ayer Jesús Padilla Zenteno, líder local de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Durante una entrevista, el también director del Corredor Insurgentes S. A. (CISA), a cargo de la Línea 1 del Metrobús, opinó que la problemática del transporte público en la capital no se resolverá solamente con la tarifa, hay otras cosas en juego como la competencia.

De la agenda que presentará a los funcionarios de la próxima jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, dijo que es prácticamente la misma que ha manejado en los últimos años, pero son aportes para enriquecer la propuesta que traigan los funcionarios de la nueva administración.

Dijo que retomarán el tema de los corredores de transporte; la sustitución de microbuses y vagonetas por autobuses nuevos; pasar de la informalidad a la formalidad ampliar la red de Metrobús; y mejorar la tecnología con vehículos amigables con el medio ambiente.

Al hablar de lo realizado en esta administración, el directivo de la Línea 1 del Metrobús afirmó que uno de los logros principales fue el cambio de microbús a autobús y de la competencia por el pasaje con vehículos individuales.

Admitió que aún quedan muchos microbuses en circulación, a tal grado que el 40% del servicio de transporte público en la ciudad se da todavía en ellos, que son vehículos obsoletos y de los 40 mil que había se sustituyeron 13 mil.

“El proceso de modernización y sustitución del parque vehicular es progresivo, no se ha detenido, pero se requiere más rápida acción, pero estamos en la ruta correcta”, señaló Padilla Zenteno.

Sobre las tarifas actuales, el líder de la Coparmex local expresó que en términos generales es competitiva para los vehículos que prestan el transporte público y el número de usuarios, por ejemplo los boletos de los autobuses en los corredores es de seis pesos, 6.50 y siete pesos.

Aconsejó que si la autoridad pretende más tecnología e infraestructura, esa tarifa no alcanza porque si se pretenden vehículos de mayor costo con la tarifa actual ya no alcanzó “y el gobierno tiene que decidir si la tarifa al usuario sube a 8 o 10 pesos o subsidia el servicio”.

Recalcó que no se puede pensar que las tarifas resuelvan solamente los problemas, hay otros elementos que ver por ejemplo la competencia, “por eso pensar que la problemática se va a resolver con la tarifa es falso, por eso ya no hablamos de tarifa nada más, eso para mí ya quedó en la historia”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here