El conflicto en los tribunales entre Uber y Waymo está lejos de terminarse, ya que lo que comenzó como una acusación de la marca filial de Google contra la compañía de transporte privado por el robo de tecnología para los autos eléctricos y autónomos ha pasado a dimes y diretes entre filtraciones y acusaciones por ambas partes.

Previamente, Bloomberg filtró más de 400 mensajes donde el ex CEO de Uber, Travis Kalanick, alentaba a sus socios a iniciar una “guerra sucia” contra Waymo en redes sociales. Cabe recordar que el ex ingeniero que desarrollaba la tecnología de conducción autónoma, Anthony Lvandowski, decidió un día renunciar al entonces proyecto secreto Waymo para enseguida fundar su compañía Otto, cuya intención era fabricar autos con las mismas características, sin embargo, Uber decidió comprar la compañía e integrar a Anthony al proyecto, hechos que causaron el enojo de Google, quien demandó.

Ahora, el caso Uber-Waymo volvió a dar otro giro, ya que de acuerdo con Huffington Post, el juez que lleva el litigio pospuso el juicio para analizar la nueva evidencia de un testimonio de un ex empleado de seguridad de Uber, Richard Jacobs, quien confesó que la compañía tenía un equipo de espionaje especializado de “alto nivel”, el cual se utilizaba para robar secretos comerciales de otras compañías, e incluso estaba dirigido por ex agentes de la CIA.

El juicio estaba programado para reiniciar la próxima semana, pero ahora se pospuso hasta nuevo aviso, en lo que se considera que dado la gravedad de las declaraciones, el juez decidió alinearse con Waymo. La confesión hecha por Richard fue presentada por su abogado.

Las agravantes se incrementan, ya que el ex agente de seguridad de Uber filtró más información, como que la firma capacitó a ciertos empleados para obstruir cualquier demanda contra la compañía, así como espiar a sus enemigos para obligarlos a desistir de sus demandas, además, Uber habría chantajeado a empleados clave de otras compañía para que revelaran secretos clave, así como reducir sus costos operativos en áreas que resultaran costosas.

Según el New York Times, Uber tendrá más difícil poder probar su inocencia, ya que para cuando se reinicie el juicio, Waymo exhibirá todas las actividades, trampas y modos de proceder de Uber y se prevé que pueda tener “otras declaraciones graves” bajo la manga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here