El primero de julio de 2018 los morelenses renovarán 33 ayuntamientos, 12 diputaciones de mayoría y ocho de representación proporcional, y la gubernatura del estado.

Alrededor de un millón 500 mil morelenses podrán votar por alguna de las opciones entre las que, según se perfila, habrá de todo, políticos, ciudadanos, un futbolista, y hasta un exsacerdote podrían aparecer en las boletas.

La figura a vencer, de acuerdo con lo que se dice en los círculos políticos, no es un estadista de cepa, sino el exfutbolista Cuauhtémoc Blanco Bravo, quien ya fue nominado por la dirigencia nacional del Partido Encuentro Social. El instituto busca alianzas con otras fuerzas, siempre con la idea de que sea el exfutbolista quien encabece la fórmula.

En el PRD las cosas se complican más. La posibilidad de ir en un Frente Amplio Democrático ha reacomodado los cuadros y limitado las aspiraciones de Rodrigo Gayosso Cepeda, dirigente estatal del Sol Azteca, e hijastro del gobernador Graco Ramírez. Otros que se mencionan son el alcalde de Cuautla, Raúl Tadeo Nava; el secretario de Gobierno, Matías Quiroz Medina; y hasta la secretaria de Salud, Patricia Mora González.

Aunque Andrés Manuel López Obrador ha ganado en Morelos todas las elecciones en las que participado, su partido, Morena, no ha sido capaz de lograr más que una diputación plurinominal y algunas regidurías en elecciones locales, sin embargo, la escisión que produjo en el PRD le entregó dos senadores y más recientemente una diputada federal. De ellos, quien aparece más cercano al líder del partido es Rabindranath Salazar Solorio; la oposición se la podría disputar la diputada federal Lucía Meza Guzmán. Otro que le pelea es el senador, Fidel Demédicis Hidalgo.

En el PAN dos han levantado la mano, el diputado federal, Javier Bolaños Aguilar, quien es vicepresidente de la mesa directiva del Congreso de la Unión; el otro es el diputado local, Víctor Manuel Caballero Solano, cercano al exgobernador Marco Adame Castillo. Cualquiera de los dos, o ambos, tendrían que ser llamados a la disciplina si se impulsa una alianza con PRD y Movimiento Ciudadano.

El PRI presenta un escenario más complejo; si bien se ha manifestado una alianza con el PES llevando como abanderado a Cuauhtémoc Blanco; son varios los priistas que llevan tiempo trabajando en la búsqueda de ser candidatos: Jorge Meade Ocaranza, delegado de Sedesol; Guillermo del Valle Reyes, delegado del ISSSTE; Matías Nazario Morales y Rosalina Mazari Espín, diputados federales; y hasta Amado Orihuela Trejo, dirigente cañero, y el diputado local, Francisco Moreno Merino.

Por la vía independiente, aunque coqueteando aún con partidos y alianzas, el rector, Alejandro Vera Jiménez, ha buscado ser postulado por el PRI o por Morena, sin que haya decidido irse aún por la vía independiente; en cambio, el exsacerdore, Antonio Sandoval Tajonar, presidente de la Fundación Don Bosco, ha empezado a construir una estructura para ser independiente; una más, recién promocionada, es la exmagistrada presidente del Tribunal Superior de Justicia, Nadia Luz María Lara Chávez.

De los partidos con registro local, el Socialdemócrata se inclina hasta ahora a coaligarse con el PRD; mientras que el Partido Humanista ha anunciado que irá solo, aunque podría formar una alianza parcial con Morena o el PES, en su caso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here