Apunto de concluir el actual sexenio, el gobierno federal ha detenido a 108 de los 122 delincuentes y narcotraficantes más violentos que operaban en el país, y solo le queda por concretar la detención de 14 líderes del narcotráfico, entre los que se encuentra, Ismael Mayo Zambada, del Cártel de Sinaloa y Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho Cártel Jalisco Nueva Generación), principales generadores de violencia en el norte del país.

En opinión de organizaciones de la sociedad civil, como México Unido Contra la Delincuencia, la detención de los principales líderes de la droga, lo único que crea es la dispersión de intereses y hasta pugnas por lograr mejores atributos en los distintos ámbitos geográficos.

Tras su arribo a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, informó que se contaba con una lista de 122 personas que era prioritario capturar al estar al frente de cárteles o células de los mismos, o se trataba de jefes de sicarios y operadores financieros.

Hoy, 108 de los delincuentes de esta lista, han sido detenidos, muy por encima de los 25 capos que fueron capturados durante el sexenio de Felipe Calderón, quien se puso la meta de detener a 37.

Esa así que del 2012 y a la fecha, fuerzas federales han detenido a Joaquín Guzmán Loera, el Chapo del cartel de Sinaloa, Vicente Carrillo, el Viceroy, del cartel de Juárez; Fernando Sánchez Arellano, de Tijuana; Héctor Beltrán, El H, de los Beltrán; Miguel Treviño Morales, de los Zetas y Nazario Moreno González, de la Familia Michoacana/Caballeros Templarios.

Estos capos fueron detenidos sin que policías federales, marinos o militares hicieran disparo alguno y solo en algunos casos, los objetivos fueron abatidos cuando trataron de evitar su aprehensión y enfrentaron a las fuerzas federales: Nazario Moreno, el Chayo,  Enrique Plancarte Solís, Kike Plancarte y Francisco Galeana Núñez, el Pantera, los tres integrantes de los Caballeros Templarios.

Además Gonzalo Inzunza, el Macho Prieto del Cártel de Sinaloa: Pablo Jaime Castrejón, la Marrana, de la Familia Michoacana, y Heriberto Acevedo Cárdenas el Gringo del Cártel Jalisco Nueva Generación.

También han caído Dioniso Loya Plancarte el Tío; Mario Armando Ramírez Treviño, el X 20, Juan José Esparragoza Monzón, el Negro.

Recientemente la PGR detuvo a Dámaso López, y a su hijo del mismo nombre, fueron capturados en la Ciudad de México. Dámaso disputaba con los hijos del Chapo el control del cártel de Sinaloa.

Datos de la Procuraduría General de la República señalan que en nuestro país, los Zetas, el cártel de Sinaloa, el de los Arellano Félix, el cártel Jalisco Nueva Generación, son de los más poderosos, siendo Los Zetas, el más golpeado por el gobierno federal, con la caída de su principal líder, Miguel Ángel Treviño Morales, el Z-40 su hermano, Omar Treviño Z 42,  y la muerte de Heriberto Lazcano Lazcano, el Lazca.

VIOLENCIA DESMEDIDA

La radiografía de los cárteles en México con que cuenta el gobierno federal, señala que el  cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), una escisión del cártel de Sinaloa, es el cártel más poderoso en México y es dirigido por Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, aún prófugo.

También está el grupo de los Rojos y Guerreros Unidos, que en un primer momento pertenecieron al cártel de los Beltrán Leyva y que tras el abatimiento del líder, Arturo Beltrán Leyva, en diciembre de 2009, en Cuernavaca, se escindieron y hoy son rivales.

Ambos estuvieron involucrados en la agresión y muerte de estudiantes normalistas de Ayotzinapa, el 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala.

Con la reciente captura de Samuel Lizárraga Ontiveros, alias el Tortillero, el gobierno federal redujo a 14 los líderes de la droga por capturar. Encabeza la lista Ismael el Mayo Zambada, quien tras la captura del Chapo Guzmán, se quedó al frente del Cártel de Sinaloa y  ha apoyado a los hijos de Joaquín en la disputa por el liderazgo del cártel.

Juan José Esparragoza el Azul (cártel de Sinaloa, aunque se especula que murió en un accidente de tránsito, el gobierno federal lo sigue buscando.

José Antonio Cueto López (cártel de Sinaloa), exservidores públicos implicados y considerados por el gobierno pieza clave en lo que se llamó Operación Limpieza echada a andar en el sexenio de Felipe Calderón.

Fausto Isidro Meza Flores el Chapito (Beltrán Leyva),  principal rival del cártel de Sinaloa, al ser el principal líder operativo de la organización de Héctor Beltrán Leyva, al tener el control del Triángulo Dorado.

Juan Pablo Ledezma, el JL, tras la detención de Vicente Carrillo Fuentes, alias el Viceroy, Juan Pablo Ledezma –según autoridades- asume el control del cártel de Juárez.

Juan Pablo Guijarro Fragosa, el Mónico o el H1 (cártel de Juárez), principal líder de la célula del cártel de Juárez, La Línea, encargado de la plaza de Chihuahua.

Homero Cárdenas Guillén (cártel del Golfo), el Orejón líder del Cártel del Golfo  se dice que fue traicionado y ejecutado en Matamoros, pero la PGR aun no confirma su deceso.

Maxiley Barahona Nadales, de Los Zetas, es señalado por las autoridades como altamente peligroso, actualmente encargado en Veracruz.

Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho (Jalisco Nueva Generación), opera principalmente en Jalisco.

SUMAN SECUESTRO Y EXTORSIÓN

De acuerdo al Juan Francisco Torres Landa, consejero de México Unido contra la Delincuencia,

Hace 10 años,  en México  había 6 o 7 cárteles de la droga en todo el país, “ahora contamos con 400 grupos criminales que sumaron en sus actividades delitos como el secuestro, la extorsión, robo de combustible y hasta asaltos a tren, como parte de la fragmentación que tuvieron las organizaciones criminales.

Por su parte, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, advierte que el dominio de los cárteles en la gran mayoría de las 32 entidades estatales, se reflejan en las altas cifras de homicidios, extorsiones, secuestros, enfrentamientos armados entre las fuerzas de seguridad y narcos, por lo que las fuertes críticas y protestas de la ciudadanía de las autoridades federal y estales, han ido creciendo.

El Consejo, destaca como más violentos los estados de Guerrero, Chihuahua Jalisco, Sinaloa, Michoacán, Veracruz, Tamaulipas y Edomex, que se caracterizan por la lucha contra el crimen organizado y la guerra entre los cárteles.

A estos estados se debe de agregar los de Baja California Sur, Quintana Roo y Yucatán, por la aparición y presencia de los narco-cárteles que pelean por el control de las rutas de droga, causando un serio daño al turismo internacional y nacional.

“Llama mucho la atención  la creciente violencia y brutalidad de los narco-cárteles, por la ejecución de sus crímenes”, señala en su reporte de seguridad 2017.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here