Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, reconoció no tener el dato del paradero de dos de los policías fugitivos, quienes estuvieron involucrados en la captura del joven Marco Antonio Sánchez y sostuvo que solo los expertos podrán determinar si fue desconectada o no servía la cámara de la patrulla en la que fue conducido el detenido.

Durante una conferencia de prensa, el mandatario capitalino dijo que personal del C5 corrobora las afirmaciones de los patrulleros de la Secretaría de Seguridad Pública, de que dejaron en libertad al menor de edad.

Apuntó que en teoría las cámaras instaladas en los vehículos policíacos no deben ser manipuladas, “no debe caber la manipulación”, pero esto lo determinarán los peritos que participan en la investigación.

Del estado de salud de Marco Antonio Sánchez, reportó que sigue en manos de los especialistas, quienes le hacen exámenes exhaustivos y únicamente queda esperar los resultados que arrojen dichas intervenciones.

“El C5 está buscando hoy los tramos del “dicho de los policías”; es decir los policías dan un punto de ubicación donde dicen haber dejado a este joven y el C5 está haciendo un cerco, digamos, de análisis de cámaras periféricas a ese punto porque si es cierto lo que ellos dicen, pues tendremos que encontrar alguna imagen –o tendríamos que encontrar alguna imagen-; así que el trabajo que está haciendo el C5 es exhaustivo, es de búsqueda a fin de corroborar o de desacreditar este dicho”, explicó Mancera Espinosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here